Diario Sur

EN DIAGONAL

Tamara

Cuando Teresa Rivero empezó a ser presidenta del Rayo Vallecano se la veía en el palco preguntando en qué portería tenía que marcar su equipo. Sabía de fútbol tanto como de ondas gravitacionales. El sábado, Tamara Gorro, mujer del central Ezequiel Garay, fue entrevistada durante el descanso del Valencia-Barça. Criticó al árbitro y se quejó de la tarjeta al defensa. Lo normal. La turba tuitera habitual se le echó encima. Y no eran necesariamente del Barça. Que qué demonios hacían entrevistando a alguien sin conocimientos deportivos. Vaya, que siempre hablan con Dante Panzeri. En 'Los hombres me explican cosas', la escritora e historiadora Rebecca Solnit cuenta que ella misma se ha visto como un recipiente vacío que debe ser rellenado con la sabiduría y conocimiento de los hombres. «Para mí, el machismo es una forma de agredir», escribió después Gorro. Para muchos, tener opinión es una agresión. Teresa Rivero se está perdiendo Twitter.