Diario Sur

el árbitro

Partido de fácil dirección

No le ofreció dificultad alguna el partido al colegiado tinerfeño Trujillo Suárez. Sí dejó carencias propias de un debutante en la categoría, ya que le falta recorrido en Primera División. Denota cierta inseguridad en la toma de decisiones, necesitando a veces la confirmación de la infracción por parte de sus asistentes. En el penalti, la jugada más relevante y que marca el devenir del partido, creo que acertó, aunque desde la grada no pareció nada claro y algunas imágenes de televisión la ponen en duda.

Lo positivo

Las condiciones que lo acompañan. Tiene una enorme serenidad, que mostró de forma clara en la tángana que se produjo al final del partido. Tomó nota de lo que había ocurrido en ella y resolvió con acierto al amonestar a Unai López y Duda. Interpretó con criterios homogéneos la disputa del balón y se esforzó en aplicar la ventaja, hecho que consiguió con frecuencia. Puede ser un colegiado de nivel.

Lo negativo

Los titubeos que a lo largo del partido dejó entrever. Es sin duda su peor parcela. Debe mejorar en conseguir mayor firmeza en la toma de decisiones, lo que le permitirá transmitir mayor seguridad y le servirá para evitar en gran medida las protestas de los jugadores. Me llamó la atención la aparición en el terreno de juego del asistente Escuela Melo para marcar la distancia de una falta, cuando la línea de gol se encontraba a poca distancia y pudo indicarla sobre ella.