Diario Sur

LA CIUDAD INVISIBLE

Por fin otoño

EL otoño trata de mostrar su presencia adornando nuestro cielo con nubes grises que dejan caer un manto de fina lluvia transformando las calles en un sinfín de reflejos. Lo intenta pero sigue acompañado de una envidiable temperatura que mantiene florecientes jazmines y damas de noche confundiendo a la naturaleza que piensa más en una eterna primavera que en un otoño que no termina de llegar. La ciudad se hace de imágenes, olores y personas; está radiante y se presta a largos paseos y encuentros, y uno que me ha llenado de alegría estos días ha sido volver a ver a Francisco Díaz Guerrero, personaje muy querido en la rutina diaria de muchos vecinos, al que hemos echado de menos un tiempo. Pero ha vuelto con su habitual simpatía y reparto de suerte. Las tertulias en la esquina de Ricardo Soriano con Calle Calvario están garantizadas.

Sin embargo hay sensaciones encontradas en estos paseos por la urbe: la perdida de las referencias de temporada. No importa el presente sino el mañana y los que manejan los hilos del mercantilismo ya han dado el pistoletazo de salida a la venta de productos navideños, ¡cuando aún olemos a espetos de sardinas y gazpacho!

Por mucho que nos adelanten la navidad al mes de octubre tenemos la enorme suerte de que gracias a diversos colectivos locales se están manteniendo nuestras costumbres frente a lo que nos tratan de imponer desde otras partes del globo. La fiesta de El Tostón ha recuperado su presencia y vuelve a oler a castañas asadas en las faldas de nuestra sierra. Caminando o en bici serán muchos los que subirán hasta el espacio habilitado en Puerto Rico para pasar una auténtica jornada de fiesta y tradición donde los mayores reviven recuerdos y los más pequeños disfrutan de juegos en libertad por la naturaleza.

Se trata de costumbres populares que hemos estado a punto de perder al igual que nuestra identidad y que hay que mantener a toda costa. En este sentido se está grabando y emitiendo un interesantísimo programa en RTV Marbella -'Con otra mirada'- que presenta Francisco Cervera y donde se entrevista a personajes de Marbella para mantener vivos aquellos recuerdos de una generación que vivió la transformación de Marbella tras la llegada del turismo. Para no perdérselo.

Termino de escribir este artículo escuchando una melodía de jazz que suena en la radio y me recuerda aquel 'Invierno en Lisboa' que leí hace ya muchos años. Toda una revelación que aparte de descubrir a Muñoz Molina me llevó a esperar al otoño con otro ánimo, buscando luces y sobras en los reflejos de los charcos que deja la lluvia en las aceras tras una noche de lluvia. En el camino seguro que me encuentro con algunos de vosotros y echamos un rato de charla. ¿O eso se considera ser un ocioso en este mundo frenético?