Diario Sur

FUERA DE JUEGO

LA CHAMPIONS DE CANTERAS

La cantera del Málaga, La Academia, ya no es como antes. Dispone de un mayor presupuesto y hay más jugadores de fuera de la provincia que nunca, pero, en la parte positiva, también ha mejorado sus logros en los últimos años. En el pasado, este juvenil también consiguió estar entre los mejores del país, pero en la actualidad ya es un habitual en los grandes torneos. De la mano de Manel Ruano dominó claramente el fútbol andaluz, mientras que la última temporada, con Sergio Pellicer en el banquillo y una mayor coordinación interna, se proclamó campeón de España, lo que le ha dado una plaza en la Champions de las canteras, la denominada Youth League.

Esta competición, que llega hoy a La Rosaleda, la disputan los mejores equipos de Europa y también los equipos juveniles de los participantes en la Liga de Campeones. La mayoría de los jugadores más destacados del continente, de esta forma, participan en la Youth League. Es una fiesta del fútbol de canteras que en esta ocasión toca al Málaga. El club de Martiricos brilla con luz propia en esta categoría pese a sus grandes carencias, en algún caso tristes y poco edificantes. Sin ciudad deportiva y con una organización mejorable, la entidad de Martiricos se sitúa entre los grandes con un grupo de jugadores conformado en este caso por seis futbolistas del segundo equipo, fichajes para esta campaña y jugadores que proceden de la cantera.

Ahora que el equipo juvenil celebra en casa este gran logro y que la ciudad deportiva está más próxima, es el momento de reflexionar sobre los objetivos de la cantera y su filosofía para planificar cómo quiere el club que sea su Academia en todos los conceptos: futbolístico, formativos, organizativo, educativo...