Diario Sur

el árbitro

Buen arbitraje

Pese a un final de encuentro con incidencias y decisiones que se prestan a la polémica, no desarrolló un mal trabajo el canario Hernández Hernández. La expulsión del local Theo por la violencia utilizada en la disputa del balón con Camacho y la de Juanpi, por la absurda acción de pérdida de tiempo (segunda amonestación) al desplazar el balón no menoscaban el buen arbitraje realizado.Desde el comienzo del partido se esforzó en mostrar sus buenas condiciones, y destacó el control de las infracciones en la disputa del balón, con acierto pleno en todas las que se produjeron.

Lo positivo

La enorme serenidad con la que se desenvuelve, y que le permitió transmitir a los profesionales mucha seguridad en sus decisiones, de ahí que las protestas brillaran por su ausencia durante el encuentro. Permitió el diálogo razonable con unos y otros con movimientos respetuosos y sin aspavientos en sus indicaciones. El buen nivel físico que tiene es otra de sus buenas condiciones. Me gustó el colegiado lanzaroteño. Muy superior su nivel al mostrado por los jugadores del Alavés y del Málaga ayer en Mendizorroza.

Lo negativo

Pocas cosas se pueden destacar del colegiado en este capítulo. Quizás el de no amonestar a Marcos Llorente por reiteración de faltas en el primer periodo. Tampoco las jugadas de los últimos minutos del partido ensombrecieron su labor. Acierta en el gol anulado a instancias del asistente Martínez Munuera al indicar la posición muy al límite de Deyverson (que marcó de cabeza en un centro lateral). Nada que decir de las expulsiones. Ninguna debería ser cuestionada, salvo por la responsabilidad de los jugadores. Innecesarias las de cada uno de ellos.