Diario Sur

EL RESERVADO

El protagonismo andaluz de Bendodo

En el congreso andaluz de marzo de 2014 que aupó a Juanma Moreno como presidente del PP de Andalucía, el malagueño Elías Bendodo fue nombrado portavoz regional del partido. Un cargo que en este tiempo ha ido ejerciendo de manera intermitente ya que los ciclos electorales y sus responsabilidades en Málaga como líder del partido y presidente de la Diputación, le impedían una mayor dedicación a esta función. Sin embargo, en las últimas semanas, el político malagueño está intensificado esa labor.

Ya ha ejercido como la voz regional del partido algunos días -los dirigentes de los partidos suelen repartirse el papel de lanzar ante los medios de comunicación el mensaje político diario-, en sus declaraciones públicas suele introducir cada vez más mensajes de política regional y además forma parte de la delegación de los populares malagueños en la mesa de diálogo abierta con Ciudadanos en Andalucía. Ha sido el propio Moreno quien ha pedido a Bendodo, uno de sus más estrechos colaboradores y aliados políticos, que intensifique su papel como portavoz del partido. Málaga es el principal bastión de los populares andaluces y la política regional puede verse zarandeada en los próximos meses por un posible salto de la socialista Susana Díaz a la política nacional.

Un PSOE que entra en una semana clave para decidir su postura cara a la investidura de Mariano Rajoy. Aunque públicamente ningún dirigente habla abiertamente de la abstención -se ha convertido en una palabra tabú en las filas socialistas-, sus dirigentes, entre ellos los de Málaga, están trabajando para que la idea de que es necesario abstenerse cale en las bases del partido y en sus votantes. Sin embargo, el mensaje no parece estar penetrando entre los afiliados, al menos en Fuengirola, donde la militancia ha instado a la ejecutiva local, que encabeza Javier García León, a convocar una asamblea «donde se pueda votar cuál debe ser la posición del partido respecto a la investidura de Rajoy, trasladando dicho resultado al comité federal, a la gestora, y a los miembros malagueños en ese comité».

El propio García León, otrora afín a la dirección provincial encabezada por Miguel Ángel Heredia y ahora más alejado del oficialismo, ha reiterado en estos días en varios foros públicos que «una terceras elecciones son mejores que permitir que gobierne Rajoy». El sentir que emana de los socialistas fuengiroleños pone voz a una parte de las bases malagueñas contrarias a la abstención. Voces que expresan sus opiniones en las redes sociales o en grupos de 'whatsApp', que estos días echan humos. ¿Estamos ante el germen de un posible movimiento crítico con la dirección provincial? Cabe recordar que el congreso provincial, cuya celebración tocaba este año, no podrá tener lugar hasta que se celebren el federal -no hay fecha en el horizonte- y el andaluz.

Por su parte, dentro de una semana se cerrará el plazo para presentar candidaturas a la secretaría general y el consejo ciudadano de Podemos en Málaga. Por el momento hay dos candidatos: el diputado Alberto Montero y el concejal en la capital Juan José Espinosa. Este último ha recibido en estos días el respaldo de la líder del partido en Andalucía y candidata a la reelección Teresa Rodríguez, quien en un tuit en Twitter escribió: «Estoy segura de que con compañeros como Juanjo Espinosa y Podemos en Movimiento (la corriente por la que se presenta) al frente de Podemos en Málaga no olvidaremos nuestras raíces».

Al hilo del proceso de primarias en Podemos una curiosidad. Este partido no se presentó con sus siglas a las elecciones municipales de 2015 en la capital sino que lo hizo en la confluencia denominada Málaga Ahora. Entre los cuatro concejales que obtuvo este partido instrumental estaba Espinosa, quien a finales de septiembre abandonó el grupo municipal y se fue a los no adscritos. Paradojas de la política, si logra la secretaría general de la formación morada, Podemos tendrá un concejal en el Ayuntamiento de Málaga.