Diario Sur

Mis notas

1Líder. Le ha costado, pero Nedovic se ha convertido en imprescindible en este Unicaja. Lo fue la temporada pasada, y en esta parece más importante si cabe para desatascar el irregular juego de su equipo. Puro talento, fantasía a raudales y baloncesto espectáculo en vena, el serbio, que se retiró lesionado en el primer cuarto, volvió tras el descanso con tanta energía que sentenció él solo el choque con sus puntos, sus asistencias y sus impresionantes cambios de ritmo. Mágico. Hasta el punto de poner al público en pie en muchas de sus acciones

2Banquillo. Fue el día de los secundarios, aunque en este Unicaja aún se están definiendo los roles. Pero Dani Díez dio un paso adelante y Lafayette se entonó en la segunda mitad (en anotación). El que no remonta el vuelo es Waczynski.

3Dirección. El Unicaja, un año más, tiene un serio problema en los bases. Y como la temporada anterior, Alberto Díaz es el director de juego más solvente. Fogg no termina de hacerse con las riendas del equipo.

4Rival. El Herbalife Gran Canaria aún no ha ganado y ve peligrar su participación en la Copa si no se disputa en Las Palmas. El equipo que hace un mes osó cambiar el destino del baloncesto español con el título de la Supercopa rompiendo la hegemonía de Madrid y Barça, dejó ayer malas sensaciones tras el descanso. Echó en falta el dominio de sus pívots. Hendrix no brilló en su regreso.