Diario Sur

LA OLA

Invierno cálido

El otoño da la cara mientras el Centro de Torremolinos presenta una imagen más propia de los meses de verano. El aluvión de turistas paseando por la mítica vía comercial de San Miguel y entrando y saliendo de las tiendas de este municipio en sandalias, con calcetines estos días lluviosos y con los dedos al aire en cuanto sale el sol, es el mejor termómetro de que este invierno va a ser más cálido y llevadero para el sector turístico de la provincia. A este indicador a pie de calle, en el que es fácil comprobar que la mayoría de los viajeros proceden de fuera de las fronteras, esta semana Turismo Costa del Sol le ha añadido las cifras de asientos que han sacado a la venta las compañías aéreas para unir el aeropuerto de Málaga con el resto del mundo desde este mes y hasta marzo. El dato es más que esclarecedor de que el horizonte de esta industria se presenta más despejado este invierno. Todo ello porque el tirón del destino en el escenario internacional ha llevado a las aerolíneas a confiar plenamente en la oferta de temporada baja de la provincia, hasta el punto de que han ampliado su oferta de plazas un 23% para el próximo semestre, lo que permitirá viajar a la Costa 700.000 turistas más.

Si este verano se ha convertido en toda una prueba de fuego del sector para presentar la mejor cara y fidelizar a esos miles de viajeros de prestado de destinos inestables del Mediterráneo, el invierno viene a refrendar el éxito de la temporada alta y a convertirse en una nueva reválida que puede ser clave para pasar página al mal de la estacionalidad.

Jamás la Costa del Sol se ha visto ante semejante panorama, en el que no es casualidad que el principal mercado emisor internacional como es el Reino Unido haya programado un 36% más de asientos para volar desde este mercado al aeropuerto malagueño, es decir, 325.000 viajeros. Ahora sólo cabe esperar la reacción de los hoteleros, empresarios de restauración y comerciantes, que deben sopesar como nunca la opción de echar el cierre desde noviembre y hasta Semana Santa. Hay demanda y debe haber oferta. Luego no vale lamentarse.