Diario Sur

LA TRIBUNA

La hora del ferrocarril en Andalucía

Vivimos tiempos -ya demasiado largos, por otra parte- de graves incertidumbres económicas y sociales que están suponiendo freno para el desarrollo de España, y de Andalucía en particular. Pero también viene sucediendo que estas dificultades se utilizan muchas veces como justificación y coartada para no actuar en el impulso de iniciativas beneficiosas para la población, refugiándose nuestros políticos en la falta de recursos para quedarse con los brazos cruzados ante proyectos sencillos que sólo requieren que se le dedique un poco de atención, más que partidas presupuestarias. Y esto está sucediendo en muchos campos de la gestión administrativa, ya que se detectan con facilidad posturas basadas en la idea de que para no correr el riesgo de equivocarse lo mejor es no hacer nada, aunque, eso sí, dando la impresión de que se trabaja infatigablemente. Me parece un sarcasmo, con la que viene cayendo sobre mucha gente. Sostenemos a las administraciones públicas, y a sus dirigentes sobre todo, para que sirvan a los intereses actuales y futuros de la población, no sólo para que nos representen en actos protocolarios.

Esta introducción viene a cuento hoy para el que suscribe a la vista de lo sucedido hace unos días en Granada, donde el ministro de Fomento, en funciones por supuesto, presentó la solución a los problemas que viene sufriendo aquella ciudad hermana por su falta de comunicación ferroviaria con el resto de España. Ya era hora de que alguien con los poderes adecuados se enfrentara a ese problema, que, por lo que sé, no es de gran cuantía económica. El problema se ha estado pudriendo demasiado tiempo y, de pronto ahora, va a tener solución rápida. Agradezcamos al Sr. Catalá que haya tenido la voluntad de abordar la solución de esta cuestión que, por cierto, no sólo afecta a los granadinos sino también a malagueños, sevillanos y cordobeses, pues con la puesta en servicio de la nueva línea férrea desde Antequera a Granada nos vamos a beneficiar de forma directa unos seis millones de andaluces, aparte de todos los españoles y millones de turistas. No se puede entender la dejación que se ha hecho en este asunto en los últimos tiempos, amparados en problemas administrativos que, como ahora se vé, tenían solución, como todo lo humano, claro.

Pues algo parecido está pasando con el ya muy conocido proyecto de conectar las líneas AVE que comunican Córdoba y Sevilla y Málaga, el que se viene denominando bypass de Almodóvar. Este es un pequeño proyecto, cuyo presupuesto no debería ir más allá de unos 40 millones de euros, que surgido desde la sociedad civil de Málaga y Sevilla a través de CIVISUR, ha de permitir reducir el tiempo de viaje entre estas dos ciudades en más de media hora, al evitar tener que entrar en Córdoba como ocurre ahora. Es una conexión que debió ejecutarse cuando se hizo la línea del AVE a Málaga, pero mejor no entrar a revisar los porqués de este error.

Pero a ver qué solución se decide, pues por lo que conozco, se trata de llevar a cabo un trazado de escasas posibilidades, que requeriría reducir la velocidad de manera significativa, con un menor coste que no justifica esa falta de calidad. Debería realizarse con similares características a lo ejecutado en casos análogos.Conexiones como ésta están en servicio en varios lugares de la red nacional, e incluso está ya construída en Antequera-Bobadilla para que el viaje Granada-Málaga pueda ser directo y rápido.

En varias ocasiones durante los dos últimos años los responsables del Ministerio de Fomento se han personado en Málaga para decir que este proyecto era de gran interés y que se iba a acometer de inmediato. Ahora hemos llegado a saber que está atascado desde hace meses en los temas ambientales, sin mayores explicaciones. Y se trata de un proyecto para ahorrar energía y para captar usuarios del coche para el tren, entre otras cuestiones.

O sea, lleva el rumbo del tema Granada que antes comentaba; necesita, pues, de la actuación directa del ministro para que avance y no quede bloqueado sine die.

Por diversas informaciones que se han ido publicando sobre el tema, he tenido, a veces, la sensación de que en los equipos del Ministerio y en otros estamentos involucrados no se creía del todo en el proyecto. Se trata de un proyecto en el que la relación coste/beneficio es muy favorable, no tiene especiales problemas técnicos, su coste es reducido y sobre el que hay consenso en su favor. Qué pasa, pues?

El conjunto de los dos proyectos a los que aquí me refiero, la conexión con Granada y el bypass de Almodóvar van a hacer posibles servicios ferroviarios de alta calidad entre las principales ciudades y provincias de Andalucía, contribuyendo a la integración regional tanto o más de lo que viene aportando la autovía A92.

Las actuales líneas de alta velocidad, la nueva línea a Cádiz y estas nuevas conexiones ofrecen a Andalucía una oportunidad extraordinaria para trasladar al ferrocarril una gran mayoría de los viajes que hoy se hacen en coche entre esas capitales y otras poblaciones intermedias. Se abren así nuevos escenarios para las comunicaciones y relaciones de todo tipo entre la mayoría de los andaluces mediante la creación de nuevos servicios regionales rápidos, frecuentes y de calidad. La necesaria conexión directa con el Aeropuerto de Málaga, por el que pasan más del 70% de todos los viajeros en avión en Andalucía, es otra circunstancia que apoya la necesidad de completar esta red ferroviaria. La futura incorporación del tren litoral entre Málaga y Marbella/Estepona supondrá una importante ampliación de estas ofertas para todos los andaluces al conectarlos muy fácilmente con la zona más dinámica y de mayor crecimiento.

Estamos, pues, en la hora del ferrocarril, muy especialmente en el ámbito regional. No la desaprovechemos.