Diario Sur

LA ROTONDA

Encontrar el norte

Es curioso comprobar cómo Ciudadanos ha perdido su norte en Andalucía y sin embargo lo ha encontrado en Málaga. Muchas veces, la labor de un grupo o una empresa más allá de su marca tiene unos referentes concretos, unos nombres propios que incluso van más allá de las nomenclaturas de lo que representan, y que incluso sin ellos se verían perdidos. En Málaga hay muchos ejemplos, pero no vamos a dar nombres de personas ni de empresas porque, entre otras cosas, hay hijos de por medio. Es verdad que cantidad de veces se quieren hacer comparaciones, y estas, como bien se sabe, son más que odiosas. Ciudadanos comenzó en Málaga con la brújula más que perdida, fruto, sin duda, de una burbuja que los elevó a las alturas sin estar preparados y ni tan siquiera tener tiempo para analizar a sus candidatos. Eso es así por más que les duela a algunos decirlo, y por tanto, normal; sus comienzos fueron no solo dubitativos, sino verdaderamente desconcertantes, hasta el punto de que en algún momento no se sabía siquiera si estaban a la izquierda de Podemos, léanse sus marcas 'blancas' en Málaga. No saber dónde está la plaza del Siglo en Málaga no es un delito, pero tal desconocimiento si aspiras a ser concejal de la capital malagueña es una verdadera ofensa al electorado. Así y todo, entre dimes y diretes, declaraciones absurdas y meteduras de pata, en el tiempo están sabiendo encontrar el espacio y el sitio, cosa que tiene mérito en apenas unos meses, porque hubo quien se tiró años y ni se enteró de qué iba la cosa. Ciudadanos en Málaga se aprovecha ahora del 'tirón' de Juan Cassá, que de las ardillas ha pasado a casi conseguir el don de la ubicuidad porque está en casi todos los sitios, pero además ha sabido sumar a su acción un sello de humildad que no todos son capaces de imprimir: reconocer que se metió la 'pata' al máximo al declarar poco menos que persona non grata al hijo de la baronesa Thyssen, y hacerlo cara a cara con la madre del afectado, es digno de elogio, lo mismo que será de agradecer que sepan hacer lo mismo con el jeque Al Thani, a quien le quitaron la plaza otorgada en su momento por la efervescente demagogia de la izquierda municipal, la misma que esa sí que no ha encontrado el hueco necesario en las tareas de gobierno de la que es sexta capital de España. Quedan temas recurrentes a los alarmismos y a los 'tuiteros' como La Mundial y cosas parecidas, pero parece que Ciudadanos está escarmentando. La acción de Gobierno no es hacer brindis al sol, sino trabajar sin pensar en los falsos halagos y ante todo poner sobre la mesa los intereses de la mayoría de los ciudadanos. En eso, parece que Juan Cassá está reconduciendo a su formación, Ciudadanos, que sin embargo sigue con el rumbo perdido en muchos sitios, entre otros en Andalucía. ¡Ese señor Marín, que no sabe que antes se coge a quien miente que a quien cojea...! A ver cómo siguen. Nadie nació sabiendo...