Diario Sur

Cine para un país en guerra

Je ne suis pas un salaud
Je ne suis pas un salaud

El Festival de Cine Francés que organiza la Alianza Francesa de Málaga celebró anoche la inauguración de su vigesimosegunda edición en un año de transición, en el que este pequeño pero acogedor certamen ha querido abrirse a la cinematografía de otros países. El objetivo es que su programación pueda expandirse, contaminándose no sólo de la filmografía propiamente francesa, sino provocando atraer también a los países con los que comparte su idioma, algo que tiene toda la lógica ya que su promotora es una institución dedicada al fomento y a la enseñanza de la lengua francesa. Este año, el festival ha eliminado su premio ‘Guiño de honor’ que tantos réditos les ha traído, pero no por ello se queda huérfano: viene apadrinado por los directores del festival de cine de Angulema, uno de los más importantes del mundo que, como este que nos ocupa, también está dedicado a la francofonía. La inauguración celebrada anoche, con el bombo y los platillos habituales en la Alianza, vino precedido el día anterior por la apertura de una exposición de instantáneas sobre Serge Gainsbourg realizadas por el fotógrafo Tony Frank, expuestas con el motivo del 25 aniversario de su muerte.

Comedia y cine hecho por mujeres

Con todas estas novedades, tratándose siempre de estrenos nacionales y en su idioma original con subtítulos, la programación del festival parece tirar por dos caminos. El primero se basa en el programa clásico de un certamen en el que abundan las comedias, un género que abarca 6 de las 8 películas de la programación nocturna; ese cine para todos los públicos que tan buenos resultados trae en taquilla se presenta junto a una autoría que principalmente proviene, quizá más por necesidad que por vicio, de jóvenes realizadores francoparlantes.

Pese a que la recomendación de quien esto escribe es emprender la huida ante toda película con el sobretítulo ‘la comedia del año en Francia’, esta selección quedaría coja sin citar la exitosa ‘Il a déjà tes yeux’ (‘Él ya tiene tus ojos’, Albéniz, sábado 15 de octubre, 20:00) que además vendrá defendida por su director y protagonista principal, Lucien Jean-Baptiste, y que trata de un enredo provocado por una adopción interracial. También puede tener su gracia ‘21 nuits avec Pattie’ (‘21 noches con Pattie’, Albéniz, martes 18, 20:30), dirigida por los hermanos Larrieu y que ganó el premio a Mejor Guión en San Sebastián el año pasado, atrayendo a buena parte de la crítica gracias a su imaginativo argumento y a su capacidad para el disfrute. Traspasando los límites de la comedia, el thriller dramático ‘Je ne sui pas un salaud’ (cuyo título internacional es ‘Un hombre decente’, Albéniz, sábado 15, 22:00) y cuyo director, Emmanuel Finkiel es bien conocido por su debut ‘Voyages’. Y, como este festival siempre ha hecho su guiño a la mujer, no habrá que perderse ‘Cinéast(e)s’ (La Térmica, viernes 21, 20:00), un conjunto de entrevistas a 21 realizadoras que hablan sobre cuestiones de género en su profesión. A La Térmica acudirá además su codirectora, la actriz y productora Julie Gayet, actual pareja de Hollande después de aquel mítico escándalo, y que vendrá acompañada por la española Isabel Coixet.

La cuestión islámica

Esta nueva vertiente internacionalista trae consigo un nutrido conjunto de películas de ficción y documentales enfocados al terrorismo, que tiene en Francia y en Bélgica dos de sus funestos puntos de mira. En este sentido, destaca un dúo de valientes documentales que hablan específicamente de la violencia en Siria: ‘Los niños de la guerra’ y ‘Escuela de la Yihad’ (La Térmica, martes 17 y miércoles 18 respectivamente, 20:00). Además, hay dos ficciones con un interés sobresaliente: ‘Made in France’ (Albéniz, lunes 17, 20:30), un thriller sobre un periodista que trata de infiltrarse en una célula terrorista y cuyo estreno en cines fue suspendido por los últimos atentados en París. Y la premiada cinta tunecina ‘À peine j'ouvre les yeux’ (‘Apenas abro los ojos’, Albéniz, domingo 16, 20:30), una historia que trata sobre una cantante que se envuelve en la revuelta de su país, en los sucesos previos a la Primavera Árabe, y que también tiene como subtexto la situación de la mujer en el Islam.