Diario Sur

FUERA DE JUEGO

Obligada reflexión

La Academia del Málaga, en principio, comenzará a construirse en unos meses. Faltan algunos detalles para que todos los documentos estén en regla, pero no parece que vayan a aparecer ya nuevos contratiempos que alarguen mucho más allá del comienzo del próximo año el arranque de los trabajos en Arraijanal. Por ello, existe una gran satisfacción entre todas las partes. Piensan, y con razón, que el lugar elegido es ideal para una instalación como esta. Creen, y seguramente acertarán, que la ciudad deportiva blanquiazul será una de las mejores. Pero todos deben recordar qué ha ocurrido en los últimos seis años y reflexionar sobre los acontecimientos y problemas superados. El trayecto recorrido fue demasiado sinuoso.

Es verdad que se unieron circunstancias de todo tipo para que se consumara el desastre y se acumulara una demora tras otra, pero tampoco se encontró el proyecto con la diligencia necesaria para que los plazos fueran más cortos. La alegría, de esta forma, es relativa, como demuestran otros ejemplos cercanos. El orgullo por la puesta en marcha, cuando realmente sea una realidad, de un emblemático proyecto como este deberá quedar en segundo plano.

Hoy por hoy, La Academia sólo está a la espera del permiso para que la Fundación del Málaga pueda vender la parcela de El Viso, que a su vez fue donada por el club, y de concretar los permisos definitivos por parte del Ayuntamiento, algo que puede estar finalizado para el final de este año. Habrá financiación de, al menos, 4,5 millones y también existe predisposición por parte de las instituciones, por lo que ya, al fin, no se esperan más retrasos destacados. Pero todos deberán tomar nota de lo ocurrido.