Diario Sur

UNA CUESTIÓN

ESTAMOS MUY LEJOS

Rusia nos cae muy lejos a los españoles. Mirando el mapa de Europa, allá en todo los alto y al fondo a la derecha. Mirando el calendario del Mundial, más lejos todavía para la selección que, en su nueva etapa, no ha perdido, pero lo que gana lo consigue con un gran esfuerzo y sin apenas desahogo; no se sabe cómo responderá cuando tenga delante equipos campeones o, al menos, de un potencial superior al de los rivales que ha pasaportado. Lopetegui, que no ha dudado en prescindir de Casillas, Juanfran, Cesc, Pedro, Torres y Mata, tiene por delante una seria renovación en la que tendrán cabida jugadores que él mismo ha tenido en la selecciones menores de edad. Y en ellos va a depositar su confianza y, ojalá, el éxito de España en su carrera hacia el Mundial. Hasta ahora, el equipo español -que juega 'como los ángeles'- no ha logrado superarse en su principal problema, el gol. Personalmente lamento que, por ejemplo, Diego Costa tapone el crecimiento de Morata. Y es curioso, en apenas dos jornadas, hemos visto fallos 'de campeonato' de guardametas que son baluartes en sus respectivos equipos: De Gea, Buffon y Berisha. Fallos que han costado goles y que vienen a confirmar que ese puesto es el más sacrificado y de mayor responsabilidad. Y el debate vuelve a estar servido con el portero español exponiendo el punto de vista de quienes no pueden permitirse fallos, habituales entre sus propios compañeros. Y como nos hallamos en una semana puente entre dos mundos (el internacional y el de casa), preocupación leve pero continuada, a la vista de un Málaga que, a estas alturas, seguimos sin saber si es bueno o menos bueno. Los vaivenes del equipo, no siempre justificados, obligan a pensar que, como la selección, está lejos del objetivo.