Diario Sur

zona técnica

El Unicaja, triple a triple

Tras conseguir más de 50 puntos desde la línea de triples, con un porcentaje de cine (17 de 25), el Unicaja se anotó la primera victoria, también porque tuvo mejores porcentajes de dos, tiró más tiros libres, reboteó más y sus suplentes fueron mejores. Plaza disminuyó algo su rotación, ya que Okouo no jugó, Fogg y Brooks estuvieron pocos minutos en cancha, Musli casi 29 y Suárez más de 30. Quizás por eso, Nedovic, Suárez, Musli y Smith anotaron más de 15 puntos cada uno.

Mal comienzo

Desde el principio, el ritmo del partido lo marcaba Carlos Cabezas, por eso Plaza dio entrada muy pronto a Alberto Díaz buscando aumentar las dificultades del base malagueño del equipo local. Al Unicaja le costaba anotar, tardaba mucho en bajar a defender y además, perdía muchos rebotes debajo de su aro. En poco más de cinco minutos la ventaja del cuadro madrileño se fue hasta los 12 puntos. Afortunadamente, con los primeros cambios la defensa malagueña pudo recolocarse y su ataque, apoyado en el perímetro, sumó con rapidez para equilibrar el marcador. Alberto Díaz fue el abanderado de la reacción malagueña, no solo con su habitual trabajo defensivo, sino también con sus triples.

Más equilibrio

En el arranque del segundo cuarto los dos equipos acertaban desde fuera, pero los locales tenían más contraataque y eran más activos bajo los aros. A pesar del gran acierto del Unicaja en triples, los locales se mantenían por delante, porque la defensa malagueña volvió a perder actividad. Afortunadamente, los jugadores del Unicaja empezaron a combinar los triples con los pases a Musli y el marcador se igualó. Al descanso, el Unicaja ganaba ya por dos puntos, porque había conseguido, por fin, equilibrar su ataque, a pesar de que Carlos Cabezas, en el banquillo mientras los suyos perdían la ventaja, volvió a tomar el mando al final del segundo cuarto.

A rachas

Tras el descanso, Nedovic, brillante tanto en los tiros como en los pases, lideró a su equipo para aumentar la ventaja. Como la defensa del Unicaja mejoró y su acierto en triples seguía siendo extraordinario, esa ventaja empezó a consolidarse. Sin embargo, la ausencia de Musli permitió a los locales entrar otra vez en el partido al final del tercer cuarto.

Claro diminio visitante

La reacción local quedó definitivamente sofocada al comienzo del último cuarto, porque su ataque se paralizó bastante. En el otro lado del campo, Suárez mantenía esa brillante trayectoria que le ha convertido en el mejor jugador del equipo en este comienzo de temporada. Plaza, por si acaso, ordenó el retorno de Musli y colocó a Smith de ‘tres’. El cuadro malagueño, como en su último viaje a Madrid, volvió a jugar a meter más puntos, sin importarle los que lograra el rival. Ese estilo de juego frente al campeón, no; pero ayer, si le sirvió.