Diario Sur

LA ROTONDA

Fue sábado de pasión

EL PSOE saltó por los aires. Lo anunciábamos hace ahora una semana en este mismo artículo el ya denominado 'sábado de pasión' para Pedro Sánchez. No saltó por casualidad, sino porque él se lo propuso. Había pactado con los independentistas para ser presidente del Gobierno. De concejal raso a presidente de una de las potencias europeas sin otro mérito conocido, eso es lo que quería ser el autor de una de las frases que más antipatías han despertado en este país por su forma de decirla en los últimos tiempos, la famosa del «no es no». Pues mire, ahora eso ya no pita. Él sí salió pitando, con un Oscar Luena, su segundo de a bordo, que hizo recapacitar incluso a sus fans más recalcitrantes cuando mandó cambiar las cerraduras de quienes no pensaban como su jefe. ¡Dónde habíamos llegado!, a cambiar las cerraduras en Ferraz... si Pablo Iglesias (el bueno, como dicen los socialistas históricos) levantara la cabeza... Pues eso, que los barones (presidentes socialistas de comunidades autónomas), con Susana Díaz a la cabeza, dijeron que «antes muertos que doblaos» y que con la unidad de España no se juega. Mientras, Pablo Iglesias, (el malo, según la versión de los socialistas históricos y no pocos peperos y 'ciudadanos') se aliaba con quien le negó el pan y la sal y le decía que iba a romper en esas comunidades su apoyo. No si al final veremos a Carmona, el televisivo, que no mi primo, de alcalde en Madrid. Malos tragos para no pocos, por ejemplo para el malagueño Heredia, que también utilizó el 'no es no' para ahora decir que donde dije Diego ahora será digo, o al menos se presupone. Estaba muy cerca de su líder, que lo puso a su lado tras negarle el saludo, digan lo que digan, el día de la constitución de las Cortes, como dejó claro un vídeo subido a las redes sociales en las que navegan tan felices los de Podemos y que se hizo viral, o sea que fue entonces casi tan reproducido como ahora el de los jugadores del Éibar, que la llevan clara por cierto hablando de todo. Nene deja de jugar con la pelota, que decía Serrat: «Eso no se hace, eso no se dice, eso no se toca...». Parece pues, que el camino para que este país tenga un Gobierno se esclarece, aunque cuentan que en el mismo PSOE los hay que prefieren unas terceras elecciones, aunque el batacazo sea cuasi suicida, para poder quitarse del medio definitivamente al ex líder Sánchez, porque un Pedro por medio del grupo socialista en San Jerónimo con tiempo para pensar y maquinar, ayudado por el famoso Luena, puede ser una bomba. El PSOE de Málaga apoya a la gestora. Igual que apoyó a Sánchez. Tranquilos estamos pues. Ha sido una historia sin sentido con un protagonista desquiciado, Pedro Sánchez, que ha estado a punto de desquiciar a todo un país. De todas formas no sé por qué me da que aún hay tela que cortar. Al tiempo.