Diario Sur

UNA CUESTIÓN

PREGUNTAS SIN RESPUESTA

Siete jornadas de Liga se han disputado ya y estamos viendo aspectos o detalles que no son, o no eran, habituales. Empezando porque cualquier equipo es ya capaz de ganar a los 'invencibles' Madrid y Barcelona; porque los partidos se juegan cualquier día de la semana y a las más disparatadas horas del día o de la noche; acabando por ese obstinado afán mercantil de los clubes de vestir a sus equipos con los más variados y extraños colores del mercado. Como en esta columna no cabe desmenuzar tantas innovaciones, me limitaré a dejar en el aire unas cuantas preguntas sin respuestas. Y otras. referidas a distintos aspectos y que suelo hacerme con frecuencia. Por ejemplo:

1. ¿Por qué se vienen marcando tantos goles decisivos en el tiempo añadido?

2. ¿Por qué detiene tantos penaltis el portero brasileño del Valencia, Diego Alves?

3. ¿Por qué tantos tropiezos seguidos de Madrid y Barcelona cuando, hace nada, no perdían más de uno o dos partidos en toda la temporada?

Son preguntas, ciertamente, de 'andar por casa' que, para algunos, pueden tener fácil respuesta. Sin embargo esas situaciones se mantienen cada jornada y ya no se habla del minuto 90 sino del 93 o 94 que es cuando se deciden muchos encuentros. ¿Falta de concentración, rendición física? Respecto a los penaltis siempre se mantuvo la idea que pararlos es cuestión de suerte, salvo que el lanzador se equivoque y lo haga mal. Alves, sin embargo, los 'caza' hasta de dos en dos (como el domingo al Atlético de Madrid); Gabi y Griezmann lanzaron magistralmente los penaltis y Diego Alves los paró. ¿Suerte? Me parece que no.

En cuanto a los tropiezos de los intocables a lo mejor es que el 'disco duro' de los futbolistas no aceptan tantas competiciones a la vez; o es que las diferencias técnicas se estrechan cada día más. Ya ven, hasta el Málaga le remonta el partido al Athletic.