Diario Sur

EN DIAGONAL

Gente hecha e izquierda

Decía Ingrid Bergman que en el cine no importa si lloras, lo que importa es que el público crea que estás llorando. Una se cree las lágrimas de los infelices partidarios del 'sí' en Colombia tras el resultado del referéndum (por culpa de los enemigos de la paz, según Otegi). Me creo menos la llorera colectiva en el Comité Federal del PSOE. Contó ayer María González Veracruz en 'La Verdad' que a ella también se le escaparon unas cuantas lágrimas. «Pero no fueron al final, por perder», aclaró la diputada cercana a Pedro Sánchez. Dice que «allí lloró hasta el apuntador». Cielos, como quinceañeras tras la valla viendo a Justin Bieber. Gente hecha e izquierda. «Hubo muchas lágrimas. Pero no hay lágrimas más o menos socialistas que otras». Sólo nos había llegado el lloro homologado de Susana. W.C Fields aconsejaba no llorar por la leche derramada porque podría estar envenenada. El PSOE derramado tiene más plañideras que fe en el porvenir.