Diario Sur

EL ÁRBITRO

EXPULSIÓN CLARA

Fue, sin duda, la jugada que marcó el devenir del encuentro, la expulsión de Balenziaga por agresión a Rosales. El jugador del Athletic golpeó con los pies al malaguista después de la disputa del balón con el venezolano, que entró en clara acción de juego peligroso con el pie levantado, de ahí que fuese amonestado. Esto determinó el resultado final del encuentro y la ausencia de valentía de su entrenador encerrando en exceso al equipo, lo que provocó brusquedades y protestas que incomodaron al colegiado Del Cerro Grande.

Lo positivo

Quizás, el aguantar el tipo cuando el partido giró en la dirección que lo hizo. Estuvo sereno y firme, aunque algo contemplativo y permisivo con los jugadores vascos desde que se produjo la expulsión de Balenziaga no dejaron de provocar protestas, caídas y cuantas marrullerías podían escenificar en el terreno de juego. Sí que estuvo muy atento con las indicaciones de sus asistentes y mostró una buena condición física a lo largo del choque.

Lo negativo

Su peor parcela fue la disciplinaria. Mostró excesivas tarjetas, sobre todo en el último tercio del segundo periodo. Amonestó a veces por acciones que no lo merecían a ocho jugadores malaguistas, de ellos a Koné en dos ocasiones, por lo que en el tiempo de prolongación tuvo que abandonar el campo. Tan sólo tres tarjetas mostró a los jugadores visitantes; como comento, muy permisivo y condescendiente, para el comportamiento que tuvieron.