Diario Sur

LA NUBE DOBLE

ÉXITOS ANDALUCES

Trae octubre muchos estrenos televisivos que auguran noches repletas de 'trending topics'. Para hoy lunes, un plato malagueño pero sin las Campos y sus golosas vivencias. Se trata de la esperada visita de Chiquito de la Calzada a la casa de Bertín en Telecinco. Una cita donde estará también Paz Padilla, más de veinte años después de su bautismo en Antena 3 en 'Genio y figura'. El programa de esta noche, según me chivan algunos de los muchos malagueños que están en su cocina audiovisual, ofrecerá momentos de gran emoción. Sobre todo cuando Chiquito recuerde a su esposa Pepita, o cuando otro malagueño, Manolo Sarriá, ayude a subrayar la ternura inabarcable y el genio persistente, ahora menos presente, del enorme humorista. Más allá de lo que opinemos de los acolchados encuentros de Bertín, se agradece este homenaje. Al menos porque nos libraremos de oír otra velada más a Carmona contando lo malo que es Pedro Sánchez, ay, quien con la paz de las tertulias descansará un poco ahora.

Además de la nueva gestora del PSOE, la semana trae otras novedades. El martes Juan y Medio estrenará en Antena 3 'El amor está en el aire', que no va de política y con el que (junto al 'Poder canijo' de TVE) busca prolongar su éxito andaluz. Veremos si cuaja también este 'sorpasso' de Despeñaperros televisivo. Y más Andalucía: el próximo viernes, en lo nuevo de 'Tu cara me suena', será Canco Rodríguez (el 'Barajas' de 'Aída') nuestra malagueña pica en el más divertido Flandes de la parrilla.

Pero como anticipo a todo, el sábado pasado triunfó 'La Sexta Noche' como mejor espectáculo televisivo. Fue a costa de un duelo en toda la extensión de la palabra: el de Ferraz y el de Sánchez. No faltó Revilla, figura exitosa de Chiquito político; estuvieron Inda y Marhuenda, tela de gozosos; rió el público a carcajadas a costa de los repartidores de pizza, reales o figurados. Y hasta hubo una reportera en la calle con micro en mano y bolso colgado en el codo. Quizá no tuviera donde dejarlo. O quizá fuera precavida ante el quizá algo sureño merdelloneo reinante.