Diario Sur

PALCO 17

Duda marcó la diferencia

Cuando Juande Ramos decidió en la recta final del partido que Duda saltará al terreno de juego para intentar sacar al Málaga del socavón en el que se encontraba hundido, más de uno pensó (pensamos) que era una mala solución, que la alternativa podía ser cualquier otra menos la del veterano capitán.

Craso error, por eso de esto saben los que saben y no muchos más aunque todo el mundo entienda (o crea entender): el portugués no sólo fue clarividente, sino que llevó al equipo a una victoria en la que no creía nadie a pesar de que durante muchos minutos jugó con superioridad por la roja a Balenziaga. Los goles de Sandro y del propio Duda fueron las dos únicas ocasiones claras de un equipo que navegó sin ideas ante un Athletic que se adelantó gracias a una genialidad de Aduriz facilitada por la mediocridad de una pareja de centrales que hace que echemos en falta lo que no está en los escritos a Welington y a Albentosa, y que a partir de ahí manejó con tranquilidad un partido hasta que Duda salió para demostrar que su clase es superior, muy superior, a su edad, y que es una pena que peloteros como él cumplan años.

Del 0-1 al 2-1 en un suspiro por dos genialidades del portugués y tres puntos de oro para un equipo que se iba a meter en un túnel muy profundo de haber tropezado ante un rival tan mermado por la expulsión como por jugar entre semana en Europa. Un triunfo que oxigena a un pésimo Málaga que encontró no sólo su bálsamo en Duda, sino también su solución. Ojalá este triunfo sirva para que el equipo despierte. ¿Podremos fichar a Albentosa en el mercado de invierno...? Vaya tela.