Diario Sur

REFLEXIONES AL SUR

Crisis de liderazgo

El sábado ya noche nos enterábamos que Pedro Sánchez dimitía como secretario general del PSOE, dejando atrás un partido roto y derrotado. Un liderazgo que provoca división, no es liderazgo. Los liderazgos conflictivos solo se mantienen, si obtienen resultados favorables. No resuelven problemas internos, y los resultados lo que consiguen es aplazar el problema, pero no lo resuelve. En este caso, ni eso.

Pedro Sánchez fue jugador de baloncesto, del Estudiantes para más señas. Desconozco qué posición tenía dentro del equipo, pero, por su físico, debía ser alero. El alero en un equipo suele ser el anotador, una pieza codiciada, con un punto de egoísmo. Un jugador muy de sus números, sus estadísticas. Vive de ello, y a veces incluso, por encima de los intereses del equipo. El deporte es una escuela de vida. Te enseña multitud de valores que luego aplicas a tu vida.

Desconozco igualmente cuántos de estos valores se dejó Pedro Sánchez en el camino. Hay dos muy básicos: ganar y perder. El deporte te enseña a ganar y a perder, porque esa es la vida. Disfrutar del éxito, y aprender de la derrota. Al parecer en política, nunca se pierde, aunque pierdas muchas veces. Es caricaturesco ver a todos los partidos en la rueda de prensa posterior a los resultados electorales, tan contentos. Solo gana uno, pero no, tras pactos varios, ganan todos, y pierde el que ganó. Un lío, y una perversión.

¿Se imaginan a un entrenador de fútbol tras perder 3-0, o uno de baloncesto tras perder de 20, aparecer en la rueda de prensa tan contento por la paliza recibida? Lo miraríamos raro, ¿no?, y pensaríamos que se le fue la cabeza. Tampoco hay que llegar a la histeria de la alta competición, donde pierdes cuatro partidos y el entrenador se marcha a la calle. El desequilibrio imperante.

Pedro Sánchez ha querido ser un anotador de la política, por encima del interés común del equipo. Un anotador sin puntos, con una efectividad impropia de su responsabilidad. Sin talento, pero largo en ambiciones. Un destrozo para su equipo. A su directiva (Comité Federal) se le fue de las manos. Llegó tarde, y el daño está hecho. Un liderazgo sin líder.

Zidane. Hablando de liderazgos, Zidane se está descubriendo como un hombre muy pragmático. Resultadista. Sabe en qué medio se mueve, sabe qué se cuece en ese banquillo. El Madrid es todo lo contrario a la política. No solo si pierdes, incluso si ganas o empatas, puedes ir a la calle. El 'comité federal' del Madrid es de gatillo fácil.

Málaga C. F. Comienzo renqueante. Los cambios vividos necesitan tener su poso. El problema es que en equipos modestos, ese proceso conlleva excesivos riesgos. Gestionar esos riesgos será una de las claves de esta etapa inicial de temporada.

Liga Endesa ACB. Comenzó una temporada más nuestra competición de baloncesto. Resalto dos cuestiones llamativas: una, por fin se penaliza una mala práctica del juego con la mal llamada 'falta táctica'. Facilitará una mayor anotación en los partidos, y permitirá que una de las grandes atracciones del juego, como es el contraataque, no se anule. Por fin se podrá correr. Y una segunda, arranca la temporada con menos jugadores españoles. Una situación para la reflexión. Regalar puestos en un equipo por el hecho de ser español, no, pero una apuesta decidida para nuestros jóvenes y su continuidad, demostrando su valía, sí.