Diario Sur

EL RESERVADO

PATIO POLÍTICO REVUELTO

Revuelto, muy revuelto anda el patio político en España mientras el país va camino de un año sin Gobierno. El último episodio se vivió ayer en el comité federal del PSOE que terminó con la dimisión de Pedro Sánchez tras unos días de intensa y cruda 'guerra civil' interna que ha recordado a otras similares vividas por la formación del puño y la rosa como la que se produjo entre renovadores o guerristas o la división que provocó la renuncia a la ideología marxista. La batalla abierta en el socialismo español, que se salda con la victoria de los críticos con el ya exsecretario general, deja heridas abiertas en el partido en Málaga.

Y es que mientras la dirección provincial encabezada por Miguel Ángel Heredia, los cuadros intermedios y los cargos públicos han estado alineados contra Sánchez, parte de las bases y de la vieja guardia (entre ellos algunos de los principales críticos con la actual cúpula en Málaga), se han posicionado a favor del dimitido secretario general. Ahora la dirección provincial tiene una intensa tarea por delante para intentar coser las heridas abiertas y unir al partido. También habrá que ver, a medio plazo, qué consecuencias tendrá este episodio cuando en los próximos meses se celebre el congreso provincial.

La unidad del partido fue la tesis defendida ayer en el comité federal por la delegación malagueña que cerró filas con la postura de Susana Díaz. Miguel Ángel Heredia, Francisco Conejo, Pilar Serrano, José Carlos Durán y Trinidad Jiménez votaron 'no' a la celebración de un congreso extraordinario. La otra malagueña, Estefanía Martín Palop, no participó en el comité federal al haber dimitido esta semana de la ejecutiva.

Tras conocerse la dimisión de Sánchez se produjeron numerosas reacciones en las redes sociales. En el caso de Málaga, la exportavoz municipal María Gámez escribió en Twitter: «Gracias Pedro Sánchez por todo lo bueno que has dado a este partido».

En la provincia, la semana deja otra crisis política, la abierta en el seno de Málaga Ahora en la capital que se ha saldado con la marcha, al grupo de no adscritos en el Ayuntamiento, del edil Juan José Espinosa, quien sigue así los pasos que en el anterior mandato dio el entonces socialista Carlos Hernández Pezzi, o en la legislatura de 2007 a 2011 Antonio Serrano, de IU. La fractura en este partido de confluencia (formado por varias organizaciones políticas y movimientos sociales) ha coincidido en el tiempo con el inicio del proceso para elegir en la capital a la dirección de Podemos, formación que, por el momento, respalda a Málaga Ahora, aunque hay fuentes que prevén una retirada de ese apoyo en próximas fechas.

Aún no hay candidaturas definidas pero sí movimientos orgánicos que hacen presumir que pueda producirse una pugna entre los afines al líder nacional de Podemos, Pablo Iglesias, y los alineados con su número dos, Íñigo Errejón. Hoy se presenta en público Podemos en Movimiento, que aglutina a militantes y simpatizantes que, según coinciden varias fuentes, se sitúan en el lado de los 'pablistas' y donde uno de los nombres que suena en las quinielas para optar a la secretaría general es el del propio Espinosa. En el otro lado, el diputado Alberto Montero, encuadrado entre los 'errejonistas', medita si da el paso para liderar la formación morada en Málaga; sus afines propagan en estos días que sería la mejor opción para unir al partido.