Diario Sur

SINÉCDOQUE

Tres citas

Admitámoslo. Málaga es rara. Rara, rarísima. Sin ser la capital autonómica, es capital de vanguardia; sin ser la ciudad más grande, es la más concurrida; y sin ir muy lejos, nos ilumina a diario con eventos y actividades que nada tienen que envidiar a la programación de La Casa Encendida. Málaga es rara y sus malagueños. son unos cracks. Hoy es el turno de Alejandro Robles, quien estrena, junto con otros jóvenes artistas, tres espectáculos muy diferentes. El primero, 'Glitch Gyals', se trata de una composición de danzas urbanas y performance que ha resultado de aplicar un enfoque conceptual a la base rítmica del Dancehall, el Afrobeat y el HipHop. Alejandro y Lapipi ofrecen 8 números diferentes que sacan a relucir cuestiones tan metafísicas como la homofobia, la homosexualidad y los derechos humanos en el entorno de la música y bailes jamaicanos. ¿La cita? El 5 de octubre a las 20:30 en el Contenedor Cultural de la UMA. Y al día siguiente, se estrena 'Prohibido prohibir', un microteatro que va más allá del tópico para adentrarse en la revolución de Mayo del 68 con ciertos toques de happening que permitirá a los espectadores poseer 'un poder único e intransferible'. Efectivamente, se trata de una obra rara y emocionante, con pases durante los jueves, viernes y sábados de octubre en el Microteatro de C/Juan de Letrán, 12. Una experiencia en colaboración con los actores Laura Maíllo Palma, Angy Martín y el propio Alejandro Robles, que además de ser provocadora y filosófica, cuenta con un especial cuidado de la estética y la dramaturgia. Y si después de esto, nos quedamos con hambre, nada mejor que probar 'Entrecot', todo un ciclo de performance que tendrá lugar los domingos en Experimenta Málaga (C/Rodrigo,4). Este espectáculo tan especial comienza el 9 de octubre a las 18:30 con la presencia de la artista Verónica Ruth Frías. 'Entrecot' se adentra en conceptos como 'El consumo' en su primer ciclo de octubre, y 'La abstinencia' en el ciclo de noviembre. Una cita completa cada domingo, con performance, happening, mesa redonda y un experimento de postre, que sin duda conseguirán que acabemos la cita pensando que Málaga es rara. Rara, rarísima. Porque ¿dónde más puedes ver tanto. sin tener que coger el metro?