Diario Sur

a bocajarro

Desnortado

No termino de reconocer a este Málaga. No sé si la plantilla cambió de mentalidad este verano. Aquel grupo espartano de Gracia, más incómodo que una esterilla de faquir para sus rivales, ahora no se muestra tan aplicado defensivamente. ¿Puede que haber planteado otras expectativas deportivas lo tenga desnortado? No me parece casual que fuese justo en el partido en el que el equipo compitió con más garra, ante el Eibar, cuando cayó el único triunfo.

Los equipos se construyen desde atrás hacia adelante, y este Málaga no muestra tampoco el orden defensivo de hace unos meses. Por momentos las líneas están muy separadas y se cometen desajustes letales. Tampoco se presiona desde arriba igual, aunque esto puede ser una elección de juego. Como cuesta tanto sumar goles, es normal la pobre cosecha, pero se construyó una plantilla para más. Queda el consuelo de que hace un año el equipo estaba peor después de seis jornadas, sin marcar y con sólo tres puntos. Aquel Málaga escaló luego hasta la octava posición, y no subió más peldaños porque perdió cierta intensidad las últimas semanas. Pero la historia no tiene por qué repetirse siempre. He ahí el problema. El sábado no se aprovechó la inercia triunfal del martes y no me gusta lo que se avecina. Se ha dilapidado un tramo accesible del calendario. Ahora el Athletic se presentará en La Rosaleda con cuatro triunfos seguidos y, tras otro ‘parón’ hay que visitar a uno de los equipos mejor organizados en defensa, el Alavés. Hoy se resolverá si el equipo entra o no en zona de descenso. No deja de ser anécdota aún, con 96 puntos más en disputa, pero urge un cambio de actitud. Mentalizarse de que toca sufrir. Luego ya se verá.

Temas