Diario Sur

O.J. Simpson. :: sur
O.J. Simpson. :: sur

O.J. Simpson y el juicio del siglo

Hay relatos que marcan un punto de inflexión en la historia y el juicio contra O.J. Simpson es uno de los que definieron la era moderna en Estados Unidos gracias a ingredientes que incluyen una celebridad, un asesinato, celos, acusaciones de racismo y todo el poder de la televisión y de la prensa norteamericana aupados por una sociedad hambrienta de sensaciones. Esta es la historia de un juicio que duró 113 días y comenzó con la detención y con una posterior y famosísima persecución televisada al actor y exjugador de fútbol americano, acusado de asesinar a su exmujer y al acompañante de ésta, un camarero cuyo pecado según parece fue simplemente que pasaba por allí. Con todas las pruebas en su contra, Simpson -por aquel entonces una de las personas más famosas de América y un ídolo para los afroamericanos- contrató a un carísimo equipo de nueve abogados (apodado 'dream team') que se encargó de tumbar todas las pruebas incriminatorias, de desacreditar a los testigos y a toda la policía implicada y de añadir a la acusación de asesinato en un trasfondo de racismo. El esperpento televisivo que se creó alrededor del juicio, con cadenas nacionales que emitieron en vivo todo el proceso judicial y con unas tertulias que dejan a Sálvame en un programa infantil, sirvió para poner en entredicho la conveniencia de los juicios con jurado popular en casos tan mediáticos. Pero hubo algo más: la fiscal del caso, Marcia Clark, fue continuamente ridiculizada por todos los grandes medios de comunicación y con la complicidad de toda la sociedad en uno de los casos de machismo más públicos y flagrantes de los años noventa.

Dos décadas después, esta historia vuelve a la actualidad con una excelente serie documental, 'O.J.: Made in America', y por 'American Crime Story: the people vs. O.J. Simpson', un producto televisivo que llega a manos de la productora FX, delicioso y absolutamente recomendable, sin duda una de las series del año. Entre los productores están los creadores de 'American Horror Story', y la estructura será muy parecida: cada temporada estará dedicada a un crimen real, uno de esos que «conmocionaron al mundo». Esta temporada dedicada al 'juicio del siglo' ha sido galardonada con seis premios Emmy. Incluye a una estupenda actriz, Sarah Paulson, quien en su discurso de agradecimiento pidió perdón a la fiscal del caso, que fue a la ceremonia como su acompañante, por haber sido una de las millones de personas que se mofaron de ella. Tenemos a John Travolta en un papel bravísimo y demencial. También podremos reírnos con guiños a la actualidad, con ese personaje llamado Robert Kardashian, el mejor amigo de Simpson, y con varias apariciones estelares de su exmujer Kris Jenner y de sus hijas, que son ahora carne de uno de los 'realities' más delirantes en la historia de la televisión. Veremos una historia rocambolesca y cruel con varios subtextos apasionantes. Esta joya ya está dando vueltas por internet, pero llegará a Netflix España a principios de 2017. Ese será el año en el que O.J. Simpson salga de la cárcel.

El guante como nexo

Curiosamente, el juicio de O.J. Simpson aparece de refilón en la que ha sido otra de las series de esta temporada, en el que también hay otro apasionante proceso judicial. Se trata de 'The night of', otra serie de la que todo el mundo habla y que trata sobre un misterioso crimen donde el acusado lo tiene todo para perder, tal y como podemos ver en el primer episodio de 80 minutos de duración. En esta historia los subtextos son diferentes y tiene ecos de la mejor novela negra: el sistema penal americano, la presunción de inocencia o cómo una persona puede verse envuelta en una pesadilla casi sin pretenderlo. La serie es originalmente un proyecto auspiciado por el desaparecido James Gandolfini, al que sustituye con maestría el gran John Turturro en uno de los mejores papeles de su vida. Este intento de la HBO por recuperar su hegemonía todavía no tiene fecha de estreno en España, otro ejemplo de lo mal que sigue la distribución legal de la ficción en la era de internet. Algunos, eso sí, sabrán dónde encontrarlas.