Diario Sur

el árbitro

De menos a más

No estuvo muy acertado el colegiado gallego Iglesias Villanueva, sobre todo en los arranques de los dos periodos.Fue cuando mostró mayores carencias y dio la impresión de estar muchas veces ausente del juego, pero mejoró poco a poco a medida que el reloj avanzaba. Fue excesiva la serenidad que mostró, que provocó exasperación en propios y extraños, y es que dejó de señalar faltas muy claras en acciones de uno contra uno (agarrones, empujones...), lo que provocaba continuas protestas de los profesionales.

Lo positivo

A lo ya comentado de su tranquilidad en las diferentes facetas del juego se ha de destacar también su buena situación en el control del partido. Se interpuso solo en una jugada en la trayectoria del balón. Hay que destacar la buena sintonía que mantuvo con los asistentes, y poco más a destacar en un partido que no le planteó dificultad alguna, salvo las que él, con sus extrañas decisiones, provocaba.

Lo negativo

El extraño criterio que sostuvo con las amonestaciones, su peor parcela. Mostró seis cartulinas amarillas, dos al equipo malaguista: a Sandro, por entender que su caída en el área fue simulada, que lo pudo ser, y a Camacho por un claro derribo. Y cuatro al equipo eibarrés: Lejeune, Fran Rico, Escalante y Mauro dos Santos, todas por claros derribos al contrario. Sí que se fue sin ella Arbilla, que debió ser amonestado por un claro agarrón a Chory Castro.