Diario Sur

FUERA DE PISTA

Rosberg relanza el Mundial

Cuando el Mundial de Fórmula 1 recala en Singapur, quizás lo hace en el circuito que más reto supone para los pilotos, pues es una mezcla de Mónaco con los muros a menos de un metro y con más altas velocidades, donde se corre de noche con la dificultad añadida de la iluminación artificial que produce mucho cansancio en la vista de los pilotos, junto con un intenso calor y humedad. Todo ello hace de este gran premio el más extenuante de toda la temporada, y aun así uno de los preferidos para la gran mayoría de los pilotos del 'gran circo'.

Singapur es tradicionalmente el circuito donde los todopoderosos Mercedes más sufren, y así ha sido este año nuevamente. Aunque los dos coches alemanes estuvieran de nuevo en el podio, sufrieron y mucho con sus frenos para terminar la carrera, pidiendo la hora, siendo este apartado el verdadero talón de Aquiles de las 'flechas plateadas'. Nico Rosberg ganaba por méritos propios tras realizar un fin de semana perfecto, lo que le permite de paso hacerse de nuevo con el liderato del Mundial, mientras que su compañero, Lewis Hamilton, de nuevo con un bajón de rendimiento, solo lograba llegar al tercer escalón del podio, tras el grave error de estrategia de Ferrari, que privaba a Kimi Raikkonen de subir a un podio más que merecido.

El final de carrera fue de largo el más emocionante de todo lo que llevamos de temporada, pues Rosberg, con problemas de frenos, veía cómo su ventaja de veinte segundos se fundía en diez vueltas, terminando finalmente por delante del australiano Daniel Ricciardo por cuatro décimas. Volvió a demostrarse que el Red Bull es el único contrincante real de los Mercedes, si bien es verdad que solo en aquellos circuitos donde primen las ventajas del chasis sobre la potencia del motor.

Gran carrera de Fernando Alonso. El español situó el McLaren-Honda en una increíble séptima posición, realizando quizás la mejor carrera de la temporada y, de paso, haciendo evidente la mejoría que el motor japonés experimenta carrera a carrera. El año próximo, cuando ya no existirán las restricciones de desarrollo de las unidades de potencia que actualmente hay, creo sinceramente que Alonso estará luchando de nuevo por el podio con asiduidad.

Mientras, Carlos Sainz de nuevo se vio marcado por el infortunio. Justo en la salida era golpeado por el alemán Hulkenberg, dañando su coche y teniendo que pasar por 'boxes' obligado por los comisarios deportivos, perdiendo de nuevo una oportunidad de marcar puntos en un circuito donde las carencias de su coche se pueden ver suplidas por las 'manos' del piloto.

El madrileño cada vez está más cerca de firmar por Renault, que en esta ocasión ha demostrado una gran mejora. No debemos olvidar que el fabricante francés es el suministrador de motores de Red Bull, y está dispuesto a iniciar la senda de la recuperación de la mano del joven madrileño. Las conversaciones entre ambos equipos están muy avanzadas y no me sorprendería que antes del Gran Premio de Japón existiera un acuerdo firme.

Y para terminar, dos apuntes. Uno, la gran remontada de Sebastian Vettel de último a quinto, demostrando que no es cuatro veces campeón del mundo por casualidad, y otro, la revancha del ruso Kvyat, que perdió su asiento a principio de temporada, contra la nueva estrella, Max Verstapen, al que con un coche muy inferior mantuvo a raya hasta que el holandés, harto de intentar pasarlo sin conseguirlo, optó por cambiar de estrategia y entrar a boxes para cambiar neumáticos e intentar jugar otras bazas.

Hasta Malasia.