Diario Sur

GUADALQUIVIRIA

Montero-Delfina

La expectación por conocer las conclusiones de los cinco partidos del Parlamento sobre lo que pasó con los cursos de formación aún debe aguardar una semana más para verse satisfecha. Habrá quien no duerma pensando qué deparará tan sesudos análisis de los diputados tras nueve meses cavilando. La web del Parlamento debe estar colapsada de llamadas a la espera de las resoluciones, como si del desenlace de 'Perdidos' se tratara.

Un poco perdidas sí que andan sus señorías, al menos las de IU y Podemos, que han vuelto de las vacaciones sin la tarea hecha. Se lo reprochó la diputada de Ciudadanos, Marta Bosquet, quien guarda como oro en paño su listado de políticos a los que pedir responsabilidades. Al final, la comisión de investigación se reduce a eso, a ir de cacería. Y la expectación no es por el relato de los hechos, sino por las piezas que se cobren. Habrá que ver si Ciudadanos cede, pero el PP intuye que no respecto a Susana Díaz . Lo más seguro es que todos los que aparezcan en el listado final ya estén fuera de la política. El tifón de los ERE se los ha llevado por delante.

El PP, siguiendo su costumbre, apunta a todos los que se muevan en el PSOE. Y es verdad de que el tiempo le ha dado la razón al pedir hace cuatro años las cabezas de Chaves y Griñán. Instructores y fiscales de los ERE se la han dado llevándoles a juicio. Habrá que ver si el Supremo, como espera Núñez Feijóo, archiva la causa contra los expresidentes y entonces aquella razón podría quedar en locura. Recomiendo la carta del hijo de Griñán para entender la frase de Feijóo. La que no entiendo es la de Moreno, pidiendo la máxima pena para los expresidentes Chaves y Griñán. «Se ha acabado la caballerosidad», lamentó ayer, con mucha cordura, el socialista Cornejo.

Como la que más se mueve en la foto es Susana Díaz, la presidenta es la que más pilla en el listado del PP. A nadie le ha pillado de sorpresa. A mí sí me ha sorprendido que aparezca la consejera de Hacienda, María Jesús Montero, quien era titular de Salud durante los años investigados por las tropelías de los cursos. El PP ha expuesto de forma tan retorcida los argumentos para señalar a Montero que hasta incluso le ha buscado un paralelismo malvado con Griñán. Cuando el PP señaló a Griñán como responsable de los ERE en su etapa de consejero de Hacienda, este era presidente y Arenas, como apunta su hijo, el francotirador persistente.

La cuestión: ¿Trata el PP de hacernos ver (con su buen tino demostrado hace cuatro años en la comisión de los ERE) que María Jesús Montero puede ser la sustituta de Susana Díaz si esta coge el tren a Madrid?Montero, la delfina de Susana, la rival de Juanma Moreno... La que le espera...