Diario Sur

el árbitro

Penalti sin paliativos

Resolvió con buen tono las incidencias que asomaron en el partido el murciano Sánchez Martínez. La jugada más relevante y de mayor incidencia, que representó la victoria de Las Palmas la resuelve con acierto. El penalti no admite duda alguna. El derribo a Momo es claro por parte de Recio en una acción que debería hacérselo mirar. Entrar así en las áreas es correr el riesgo de provocar jugadas de esta gravedad. Aplicó la ventaja con acierto en las pocas que aparecieron, manteniendo un alto grado de seriedad.

Lo positivo

Tiene optimas condiciones el lorquino. Muy bien desde el comienzo. Enérgico y firme en las decisiones que adoptó, con una condición física de alto nivel que le permitió sancionar con inmediatez las infracciones y hacer uso de las advertencias antes de utilizar las amonestaciones. Cosa que hizo a medida que el partido avanzaba. Amonestó a Recio por el claro e innecesario penalti que cometió ya los canarios Vicente, Michel y Lemos.

Lo negativo

Su parcela más floja que debe mejorar y reforzar son aquellas jugadas en disputa del balón. En una gran mayoría interpreta infracción tan solo porque se produzcan caídas, prueba de estas acciones, las del primer tiempo, con el duelo entre Livaja y Llorente, que todas las resolvió a favor del grancanario cuando la mayoría estaban provocadas por el jugador local. Poco más que destacar, quizás indicación de los asistentes en el control del fuera de juego.