Diario Sur

palco 17

Una pájara muy cara

Diez minutos iniciales de los peores que uno le recuerda al Málaga se tradujeron en un excesivo castigo con una derrota en Las Palmas a tenor del resto del encuentro, pero así fue. El equipo canario ganó por un penalti cometido por un acelerado Recio, que no encuentra su punto ni por asomo, y que en la tercera entrada en falta que hizo en apenas 9 minutos hizo un penalti tan absurdo como claro. Esa jugada marcó el partido, porque los locales no aparecieron por las inmediaciones de Kameni en los 80 minutos restantes, y el Málaga, una vez superada la pájara del comienzo, fue a más, arriba, pero tampoco creó muchas ocasiones, aunque merodeó por el área más que su contrario. Juande fue valiente, pero lo mismo que ante el Espanyol tuvo un premio agónico, anoche no fue así. De lo que no queda duda es que En-Nasiry tiene un hueco en el equipo, y que varios de los fichajes no están dando la talla que se esperaba, como Jony o Sandro, que se presumían puntales en este ‘nuevo’ Málaga del que, ni por asomo, el más pesimista de sus hinchas podría pensar, con el calendario en la mano, que tras cuatro partidos iba a sumar dos raquíticos puntos.

No pasa nada... Por ahora. Sólo llevamos cuatro jornadas como hemos dicho, pero las dinámicas son muy peligrosas en la pelota. El Málaga tiene unas lagunas rarísimas, como el comienzo del partido ante Las Palmas, que fue de traca: todos los malaguistas corriendo detrás de un balón que apenas si tocaron en una horrenda fase que marcó el partido y nos valió la derrota. Una pena porque los amarillos no merecieron el enorme botín de tres puntos.

Hay que tomarse el partido del Eibar como si fuese una final: pero desde el principio, por favor...