Diario Sur

HORIZONTES CERCANOS

La noticia de Málaga que rindió Baler

Movimiento de personal. Infantería. El segundo teniente Francisco Díaz Navarro será trasladado a la reserva de Málaga». La noticia, escueta y sin aparente importancia en una página del periódico 'La Correspondencia Militar' fechada el 6 de marzo de 1899, fue lo que decidió definitivamente al segundo teniente Saturnino Martín Cerezo, máximo jefe de 'Los últimos de Filipinas' a rendirse de forma definitiva y abandonar la iglesia de Baler, su fortaleza durante 337 días. La guerra había terminado hacía meses, pero los soldados españoles no se lo creían, ni mucho menos que nuestro país hubiese cedido sus posesiones de ultramar. Los periódicos que los opositores enseñaban a los heroicos soldados eran rechazados una y otra vez, alegando Martín Cerezo que eran «falsa basura para engañarnos». No era así. Cuando en la víspera del 2 de junio de 1899 (fecha en la que abandonaron la iglesia y salieron orgullosos, sin ropa, sin dientes, sin munición pero desfilando marcialmente ante la admiración y el respeto de sus propios enemigos) el teniente Martín Cerezo leía la noticia de marzo de 'La Correspondencia...' entendió que no había ninguna mentira, porque el único que sabía el deseo de retirarse a Málaga de su íntimo el segundo teniente Francisco Díaz Navarro, era él. Los dos estuvieron destinados juntos durante años en el Regimiento de Infantería Borbón 17 (con los años sería el Aragón 17), y mientras él iba a Filipinas, su gran amigo marchó a Cuba. Sólo que había acabado la guerra pudo facilitar el retorno de su segundo. Entonces, Martín Cerezo ordenó a sus hombres la rendición. Luis Tosar, uno de los actores más importantes del panorama cinematográfico patrio, encarnará al teniente Saturnino Martín Cerezo en la película '1898. Los últimos de Filipinas' que acaba de rodarse en Canarias y Guinea y que volverá a poner de actualidad la heroica defensa de Baler. En las dos anteriores que existen, la producción de 1945 se basaba en el guión radiofónico del dramaturgo malagueño Enrique Llovet, quien a su vez fue el autor de la letra del celebérrimo bolero o habanera (según las fuentes) 'Yo te diré', cantada por Nani Fernández. Pero además, dos malagueños tuvieron un papel estelar en la defensa de Baler y aguantaron hasta el final: el soldado segundo Juan Chamizo Lucas (según los papeles militares, pero en verdad Juan Chamizo García, como demostró el historiador malagueño Juan A. Martín Ruiz), nacido en el Valle de Abdalajís, conocido en su pueblo como 'El bizco', se alistó para ir a las Filipinas en 1897 y al llegar a Manila fue destinado a Baler donde aguantó todo el asedio y fue uno de los 33 supervivientes. Pobre y analfabeto, Chamizo destacó por su enorme valentía y por ser la mano derecha de otro malagueño, el médico de la guarnición, Rogelio Vigil de Quiñones, marbellí de nacimiento que antes de ir a ultramar ejerció como médico en localidades de Granada. Juan Chamizo regresó a su pueblo de origen en octubre de 1899, por donde paseaba con las distinciones que le habían dado junto a sus compañeros. Casado y con cinco hijos, dos de ellos legionarios que fallecieron en la Guerra Civil, Juan Chamizo falleció en Málaga capital, en calle El Viso, a los 51 años de cáncer. Tanto en su pueblo como en la barriada de Ciudad Jardín de la capital tiene una calle en cada lugar con su nombre. Vigil de Quiñones retornó a Málaga en la misma época, pero marchó a ejercer a Sevilla, donde viven sus nietos, uno de los cuales ha sido asesor histórico de la película a estrenar dirigida por Salvador Calvo. La labor médica de Vigil de Quiñones fue fundamental al combatir con imaginación e inteligencia (no disponía de medios ni de medicinas) la disentería y el beriberi, enfermedades que causaron estragos en la guarnición española. En Marbella tiene un parque con su nombre, denominándose así un popular campamento juvenil. Actualmente se solicita para él la Laureada de San Fernando a título póstumo.

Eran tantos y tan importantes los vínculos de Málaga con 'Los últimos de Filipinas', como se encarga de recordarnos continuamente el reservista e ingeniero malagueño José Antonio Portillo Corpas, que los productores y el director de la película de 1945 decidieron rodarla en nuestra provincia. Este que ahora se estrena en diciembre no es como se afirma erróneamente la 'segunda película' sobre 'Los últimos de Filipinas', que en 2008 se estrenó en ese país una producción propia sobre la historia de Baler, con una enorme protagonismo también de Málaga y los malagueños. Esta película no se ha estrenado en España y fue rodada en inglés y en tagalo. Vigil de Quiñones y Juan Chamizo serán también 'protagonistas' de la nueva película, producida por Enrique Cerezo, del que no sabemos si tendrá relación con el teniente del mismo apellido.

El 2 de diciembre, pues, al cine. Mientras, cuídense todo lo que puedan y disfruten, y que servidor lo vea y lo haga también.