Diario Sur

LA OLA

EL ÉXITO DE LOS VISIONARIOS

Muchos son los proyectos a los que aspira la Costa del Sol con el aval de contar con unas infraestructuras de lujo, tanto ferroviaria como aeroportuaria o por carretera. No hay congreso mundial que se precie que no valore las excelencias de las comunicaciones malagueñas o iniciativas por las que pugnan varios países, como la sede de la Agencia Europea del Medicamento, que está en Londres y piden su traslado tras el ‘Brexit’, en las que tiene un peso específico las conexiones aéreas del que es el cuarto mayor aeropuerto del país. En estos momentos de registros históricos es cuando más hay que pone en valor que estas cifras récord y este volumen de viajeros que han recalado en el destino no se hubiera alcanzado sino fuera porque la provincia cuenta con los privilegios de una conexiones de Alta Velocidad que causan envidia y con un aeropuerto que aún tiene mucho recorrido, a pesar de haber ganado en ocho meses 1,5 millones de viajeros.

Ahora es el momento de reflexionar sobre la importancia de adelantarse a los acontecimientos, de planificar a lo grande y con perspectiva de futuro y, sobre todo, antes de que sea tarde. Basta echar la vista atrás para recordar las voces que se levantaron en su día cuando se anunciaban a bombo y platillo las millonarias inversiones para hacer del aeropuerto de Málaga una infraestructura con dos pistas, que desde mayo funcionando de viernes a domingo, que permitía duplicar la capacidad operativa con hasta 65 operaciones de llegada y salida a la hora. Quienes tildaban de obras faraónicas estas inversiones ahora deben pensar que si no hubiera sido por aquellos visionarios que creyeron en el potencial de la Costa ahora el destino no se hubiera podido beneficiar de este repunte de llegadas. O lo que es peor, hubiera quedado tachado del mapa turístico por su saturación. Visto lo visto, se hace imprescindible seguir la estela de esos visionarios y planificar no para mañana sino para escenarios impensables.