Diario Sur

LA ROTONDA

Erial España

NO somos pocos los que creemos que este país llamado España ha perdido el rumbo. En lenguaje 'malaguita', se ha vuelto loco. Nos lo estamos cargando sin ningún reparo, y levante la mano el primero que se crea libre de culpa. Levantar un escándalo por presuntamente 'lavar' 1.000 euros, o pedir 6 años de cárcel por presuntamente algo que fue aprobado por un Parlamento es de traca, y así nos va. Estamos haciendo de la política un erial en un claro intento de que solo se asomen mediocres sin profesión, ni experiencia, ni categoría, ni carrera de ningún tipo, y que encima cobren tres reales. La gente no sabe, ahogada en la demagogia más absoluta, que tenemos los alcaldes y los parlamentarios que menos ganan de Europa, pero aquí todo vale. Sobre todo si lo que intentamos es, como creo, dinamitarlo todo. Cada vez lo tengo más claro. Y hay quienes entramos al trapo, para alegría de los que te montan un escándalo por mil euros y sin embargo callan cuando se rompe un ejemplar de la Constitución o queman una foto del Rey o la bandera de España o le pitan al himno... La presunción de inocencia se ha ido al garete ante la pasividad general, y esa es una de las normas básicas de convivencia de un estado de derecho, pero aquí vamos al derecho que le interesa a unos cuantos, repito, con la permisividad de muchos.

Hemos judicializado España. Ver las páginas de los periódicos de esta semana era para llorar, y no precisamente por escribir como decía Larra. aunque también al leer algunos artículos. Oír no pocas tertulias de radio o ver programas 'sectarios' también inducían al desánimo de una colectividad arengada para ello por los que están manejando todo este cotarro como si los demás fuéramos títeres. La corrupción política de este país del Lazarillo, sin que nadie salve al corrupto de verdad (que los hay, y muchos desgraciadamente), no es mayor que la que existe en los países de nuestro entorno, lo que ocurre es que en muchos de ellos para descalificar, insultar, zarandear o dimitir hay que probar los hechos. ¿Se acuerdan de los trajes de Camps? Pues no hubo delito alguno, dictamen del Supremo. ¿Se acuerdan de Demetrio Madrid? Fue el primer presidente de Castilla y León pero tuvo que dimitir de su cargo tras haber sido procesado en un caso de justicia laboral en una empresa de su propiedad, aunque tres años después quedó absuelto de todos los cargos que se le imputaban. Hablo de PSOE y PP. De PP y PSOE. Lo que está ocurriendo está hundiendo a este país, y nos quedamos todos tan panchos y felices. Vamos mal. Hay que resetear España, pero no nos hemos dado cuenta. Más bien al contrario, le hemos metido un enorme virus que se está cargando todas nuestras entrañas. La divinidad nos prepare para que lo que pueda venir. ¿Catastrofista? Realista, lo siento.