Diario Sur

Rita NO DIMITE

Antes de que naciera el PP, Rita ya estaba en él. De manera que el abandono de una militancia de cuarenta años -en el PP y AP- de quien ha sido la jefa y dueña de los populares de Valencia debería tener una enorme trascendencia. Pero no es lo que parece. Dicen en el PP que de no haber abandonado Rita presionada, la hubieran expulsado. Hubiera sido más grave aún. Rita no DIMITE, como ha escrito ella, en mayúsculas, en su carta de despedida, en la que cita sin empacho la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la Constitución y España. Se queda Rita en ese burladero privilegiado, inmensamente pagado, del Senado. Se dice que el escaño es de ella. No es cierto. Rita Barberá es designada por el PP en las Cortes valencianas. No estaríamos, por tanto, ante una elección directa de los votantes a Rita; se trata de una designación que le garantiza su protección hasta 2019, cuando concluirá la legislatura valenciana.Hasta ahora, Barberá ha cobrado por no aparecer prácticamente por el Senado. El otro día se bajó del AVE en Cuenca, cuando iba a Madrid, y volvió grupas a Valencia, de donde no quiere salir. No me imagino a Rita sentada en el Senado al lado de Compromis, a los que ha despreciado en reiteradas ocasiones, o de EH Bildu, ni te cuento; organizando el reparto de los turnos de intervenciones entre las sonrisas cómplices de los desplazados, de los sans culottes. De manera que Rita cobrará por no ir al Senado y mantendrá el privilegio ante la justicia de ser senadora. Todo esto ocurre después de que Ciudadanos firmara con el PP un acuerdo que exige la separación de cualquier cargo que sea imputado por corrupción. Tienen la sensación de quedarse agarrados a la brocha en Ciudadanos. La fórmula Rita: NO DIMITIRÉ; es decir, irse del partido y conservar la trinchera del Senadoha incluido advertencias implícitas a los jóvenes del PP: Alfonso Alonso y Javier Maroto, que con especial contundencia le pedían que se fuera. Veremos en que quedan. Entramos en un terreno devastador en lo personal, que se puede resumir con términos como estos: con lo que yo he hecho por este partido, que ahora me pidan que me vaya o que si no, me echan.Este tipo de conclusiones suelen tener un futuro largo de odios, que actúa en la mayoría de los humanos despechados. Rajoy, autor de los mayores elogios a Barbera: «Eres la mejor», guarda un silencio embarazoso. Es evidente que el caso Rita y el calendario judicial que tienen por delante otros altos cargos del PP, debilita su posición negociadora a la hora de sumar apoyos que le den el gobierno.