Diario Sur

EN DIAGONAL

No pida respeto

De todo lo ocurrido en Cataluña, lo más asombroso no tiene que ver ni con el independentismo ni con los Pujol ni con el pelo de Messi. Han multado a un señor con 150 euros por pedir a un revisor de Renfe que tratara con respeto a un inmigrante. La Conselleria de Territori i Sostenibilitat (ya el nombre da miedo) ha puesto la sanción por «obstruir» la labor del interventor. El viajero no tenía billete y le pidió que se bajara. «De forma altanera». «Faltándole al respeto». El multado intervino para pedirle que hiciera su trabajo pero se abstuviera de maltratarlo. Una testigo lo confirmó. Renfe recuerda que el revisor tiene autoridad y que el sancionado incentivó al inmigrante a desafiarlo. Ayudar a una mujer en apuros puede suponer que te den una paliza y pedir respeto que te multen. Lo increíble es que sea la Administración la que castigue a los buenos. Se empieza pidiendo la independencia y se acaba premiando la mala educación.