Diario Sur

EN DIAGONAL

Piripi

Cuando Eisenhower se postuló para presidente, empezaron a correr rumores sobre la afición a la bebida de su mujer. A él era más difícil atacarle. Se lo preguntaron en una rueda de prensa en 1953. Sujetándose, dijo que no había bebido en 18 meses. Tampoco era Betty Ford. La propia Mamie habló del asunto pero ya en 1973 durante una entrevista en televisión. Aseguró que una afección en el seno de la carótida afectaba a veces a su equilibrio. Hillary Clinton tiene neumonía. Por eso dejó el acto del 11-S y casi se cae al entrar en la furgoneta negra que la recogió. Rosa Valdeón había tomado un ansiolítico y dos cañas. El 'New Yorker' ha bromeado con una encuesta: Hillary inconsciente sería mejor presidente que Trump consciente. Una Rosa Valdeón a 170, con ansiolíticos, cañas y tocando camiones resulta mejor política que tantos frescos con trienios sin bajarse del coche oficial. Pero tenía que dimitir. Qué cómodo que sea tu mujer la piripi.