Diario Sur

El árbitro

292 partidos y... solo regular

No fue un partido para lucimiento del decano de los árbitros españoles –mi enhorabuena por su trayectoria–. La superioridad del Villarreal, la incapacidad del equipo malaguista para superarlo y las acciones que aparecieron hicieron que el navarro no cuajará una actuación acorde con lo buen colegiado que es. El penalti viene precedido de un fuera de juego de Santos Borré, protestado por el Málaga. Pero es que la acción de Weligton, que fue amonestado, tenía que haber acabado en expulsión al ser ocasión manifiesta de gol.

Lo positivo

La flema y serenidad que muestra es la misma que le ha estado acompañando en sus 292 partidos en la élite del fútbol español. Esto le permite no perder su sitio en ningún momento y le ayuda a mostrar un óptimo desenvolvimiento ante la adversidad de las decisiones erróneas. Muy sincronizado con las asistentes en las indicaciones de estos. Su condición física es otro aspecto a destacar, tras 17 temporadas en Primera División.

Lo negativo

La irregularidad que mantuvo y los criterios que aplicó en la interpretación del juego con unos y otros; fue en algunos momentos muy dispar. Y cuidado con la repercusión que puede tener en el futuro el haber prescindido de Victoriano Giráldez como delegado de campo, hombre del arbitraje que creaba una corriente de simpatía y conocimiento que se ha roto. Se ha lucido la persona que tomó esta absurda e innecesaria decisión.