Diario Sur

A lo panenka

La falta de un ‘nueve’ de área que aproveche los centros comienza a condicionar a Juande. Ayer prescindió de un extremo puro (Keko) para apostar por Sandro, que no está tan pegado a la banda y sí aparece en la zona de remate. Al final el canario estuvo en boca de gol más que Charles. Si pueden ver el partido repetido, observen dónde estaba el brasileño cada vez que se producía un centro o cómo llegaba de forzado al remate.

El técnico optó por un claro 4-1-4-1 con el fin de presionar más arriba, aunque a la hora de la verdad en ataque se vio en la primera parte una reedición de lo ocurrido en el campo del Espanyol, con Torres casi como tercer central para que Rosales se incorporara en ataque. De los interiores, una noticia más o menos buena (vimos a Recio más ambicioso, pisando el área) y otra negativa (en el cuerpo a cuerpo, cuando hubo que chocar, Pablo fue muy inferior).

«‘Weli’ siempre quiere jugar». Pero él no siempre está para jugar. El penalti no lo fue, pero sin entrenamientos a un futbolista le falta chispa. El brasileño no necesita muchos, es cierto, pero con el paso de los minutos le costó muchísimo.

El problema del Málaga no es de defensa, sino de estructura defensiva. Por ejemplo, Llorente está muy lejos de lo que se esperaba, pero el equipo no contiene. Aunque cueste mucho decirlo, Camacho tampoco ofrece la frescura y la contundencia de tiempos mejores.

Los cambios no surtieron efecto. El Villarreal no fue el Espanyol. No reculó y mantuvo su identidad. Pero a Juanpi se le vio agotado, Keko repite siempre la misma jugada (nunca ha sido futbolista de diagonales) y Chory parece el suplente de la Real en vez del titular del Málaga.