Diario Sur

EL SITIO DE MI RECREO

Sudor amigo

España es calor por descubrir. Los días no lucen, simplemente arden. El aire acondicionado ha dejado su trabajo temporal y ha firmado contrato indefinido. Las calles se han convertido en territorio comanche, y sólo algún turista despistado se atreve a explorarlas. Hasta las silenciosas y quietas piedras han empezado a sudar.

Las altas temperaturas han llegado a los cenáculos políticos y los dirigentes no pueden conciliar el sueño. Mal asunto. El que lleva viviendo mucho tiempo de la política, entiende que sus mejores esfuerzos debe dedicarlos a combatir a sus propios. Ese importante precepto, se aprende en primero de juventudes políticas. No hay peor enemigo que el correligionario que puede ocupar físicamente la baldosa que uno pisa. El fuego amigo es el protagonista de la política nacional, en la semana en la que hemos conocido las encuestas que nos dicen que las elecciones vascas y gallegas no facilitarán en nada una hipotética investidura de Rajoy ni el liderazgo de Sánchez. En la casa de los populares, Luis de Guindos y José Manuel Soria han recibido las caricias del sector del gobierno y el partido controlados por Soraya Sáenz de Santamaría. No llevan bien que tenga pocas servidumbres ni en el consejo de ministros ni en Génova. Algunos analistas habían visto en él al posible Mario Monti español y eso se debía cortar de raíz. A Soria, no le perdonan que sea amigo suyo y además enemigo de Montoro. Ellos pusieron el resto con su torpeza impropia en personajes tan experimentados. Sin duda, en el PP han dado un aviso a navegantes.

Pedro Sánchez nos ha vuelto a sorprender esta semana con su propuesta de gobierno en solitario. Sin duda, aplica sus mejores esfuerzos a tener a raya a los barones. En las primeras elecciones se inventó lo de la consulta a las bases y ahora sale con este gobierno imposible. Lo cierto es que quiere ser el candidato a las terceras elecciones al precio que sea y que pierda el Ave Susana Díaz.

En Podemos el fuego amigo tiene nombre de mujer. Rita Maestre y Tania Sánchez, que algunos malvados no saben si incluirlas en el selecto club de las primeras damas o no, han comenzado a servir el plato frío de la venganza a un Pablo Iglesias enredado en sí mismo y en la elección de su desodorante. Por desgracia, el último le abandonó en el congreso de los diputados, y todo indica que las primeras han comenzado a hacerlo también.

En breve habrá noticias de este culebrón de septiembre titulado: 'Sudor amigo'.