Diario Sur

A BOCAJARRO

BOYKO NO ES OCHOA

La portería en el Málaga sigue dando de qué hablar, ya sin Ochoa. Sobre el mexicano sólo el tiempo se encargará de corroborrar si el club de La Rosaleda obró bien con su marcha y manteniendo a Santos. La sensación es que el pulso actual, Kameni-Boyko, podría ser distinto al que se dirimió los dos últimos años. La principal diferencia no está tanto en el flamante fichaje ucraniano como en Juande Ramos, que ya tuvo a sus órdenes a Boyko. Es por esto que no parece que este llegue como un mero suplente más, a elevar la competencia en el día a día y a calentar banquillo en su club y en la selección (el irregular Pyatov sigue siendo el elegido).

A Boyko, que se ya se le vio competir muy bien hace dos temporadas en la Liga Europa con el Dnipro, le asiste el aval del técnico actual y otro detalle: los pies de Kameni. En la medida en que el camerunés siga sin asumir que no es un gran especialista en esa faceta y que no debe incurrir en los riesgos que suele afrontar ante sus rivales, las acciones de Boyko subirán como la espuma. Kameni ha dado muestras sobradas de ser un portero de nivel, pero su puesto es crucial en un equipo. Desde su atalaya hay que transmitir tranquilidad. Al público y, sobre todo, a los compañeros en el campo. Las 'lecciones' con el pie de Kameni no van en esa dirección. Su predecesor, Caballero, asumía perfectamente esas limitaciones sin complicarse lo más mínimo. Su sucesor ha demostrado incluso que con las manos saca mucho mejor hasta la zona del centro del campo. Insisto: Boyko no será un segundo portero al uso. En cualquier momento puede llegar su oportunidad. Antes o durante la Copa África, si Camerún no se olvida de Kameni.