Diario Sur

FÚTBOL ESCRITO

La oportunidad de Juanpi

Es una maldición que sufren los equipos pequeños: si alguno de sus jugadores demuestra ser un fuera de serie, tarde o temprano se lo llevan los llamados grandes. Se trata de una ley no escrita tan antigua como el propio fútbol, una ley que alimenta además el círculo vicioso que mantiene a los grandes en su peana y a los pequeños abajo, rezando para guardar un dificilísimo equilibrio entre capacidad competitiva e invisibilidad de sus estrellas a ojos de los ricos. Conviene ver varias veces el golazo que el joven venezolano del Málaga Juanpi hizo en la madrugada de ayer a Argentina con su selección, dentro de la clasificación para el Mundial 2018. No sólo lo habría firmado Messi; es que puede que no haya hecho uno igual nunca. Un caño en el pico del área, un regate a dos defensores prácticamente indetectable incluso por la televisión y un zurdazo a la escuadra del palo largo que deja al portero convertido en un monigote que se menea en el aire, como sacudido por un huracán. Lo de Juanpi no es flor de un día, pues ya ha hecho otros goles impresionantes, 'maradonianos', como el que le marcó al Levante en la Copa del Rey de hace dos temporadas. Pero su importancia no radica en el gol, sino en el juego vertical que mejora partido tras partido. Él da los pases caros, los que valen dinero. El Málaga está en condiciones de aprovechar la presencia de Juanpi en su equipo para crecer con él, renovando su contrato y ascendiendo de nivel juntos, algo parecido a lo que ha hecho con Camacho. Cruyff dijo que el dinero debe estar en el campo y no en el banco. A ver si puede aguantar el Málaga, porque a por Juanpi vendrán los de la peana seguro.