EN DIAGONAL

Que vengan cabalistas

Como el Rey no hace ronda de consultas la hace Pedro Sánchez. Sin tener en cuenta que las rondas no son buenas, que hacen daño y se acaba por llorar. Sánchez desconcierta a Podemos y extraña a Ciudadanos. No se está postulando, dice. Pero su Meritxell asegura que está dispuesto a «liderar la alternativa» a Rajoy. Mucho se ha bromeado con la holganza veraniega de Sánchez. En 'La vida amarga', libro que recoge las narraciones de sus primeros años como periodista por Europa, escribe Pla: «Era un gandul profundísimo, insondable, que había llegado a encontrar la manera de aparentar que estaba siempre atareado». Como Sánchez. Rivera pide a Rajoy y Sánchez que se dejen de llamaditas porque no están en una serie de adolescentes. Lo que hay que pedir es que alguien analice los sentidos recónditos de Sánchez, que a veces parece la Torá. Que vengan los cabalistas. O los cabañuelistas. Y por lo menos digan si va a llover para las elecciones.