Diario Sur

EN DIAGONAL

Somos Kunta Kinte

No necesito tener hijos para ser infeliz. Quizá también tendría que haberlo dicho Renée Zellweger, que ha pasado de dar explicaciones por su cara a darlas por no haberse reproducido. «No necesito hijos para ser feliz», ha dicho ella. Algo parecido a lo de Jennifer Aniston unas semanas antes: «No necesitamos estar casadas o tener hijos para sentirnos completas». A las mujeres se les pregunta todavía por los hijos como hace siglos por Dios. ¿Cómo no vas a creer en Dios? ¿Ves esa hoguera? ¡Balenciaga! Y las mujeres contestan como si fueran Kunta Kinte no queriéndose llamar Toby. Orna Donath es una socióloga que ha escrito 'Madres arrepentidas. Una mirada radical a la maternidad y sus falacias sociales' (Reservoir Books). Cansada de que le dijeran que se iba a arrepentir de no tener hijos, se embarcó en un estudio sobre el tabú. Me parece tan estéril como un estudio acerca de la existencia de Dios. Somos Kunta Kinte, guárdense el látigo.