Diario Sur

secreto de sumario

Filipenko: traspaso por ‘bonus’

Filipenko se marcha. Se encargó de anunciarlo el Maccabi de Tel Aviv el lunes por la noche y pilló al Málaga, como se suele decir por estos pagos, con el paso cambiado. Tanto, que a estas alturas el club de La Rosaleda ha demorado el comunicado oficial. La razón es sencilla: falta la firma de los contratos. Pero el acuerdo entre todos los implicados es total.

De un tiempo a esta parte el Málaga se ha empeñado en ocultar cualquier gestión. Se entiende que una operación puede venirse abajo si sale a la luz cualquier detalle, pero en casos como el de Filipenko se antoja absurdo tanto oscurantismo. Entre otras razones, porque era de dominio público que el central quería marcharse y que el club tampoco contaba con él. De hecho, no salió en diciembre porque se fue Angeleri (por cierto, a este se le ‘leyó la cartilla’ en su momento porque con su actitud indecisa estaba jugando con el futuro de un compañero).

Blanco y en botella... La negociación entre ambos clubes no ha sido excesivamente complicada. El entorno de Filipenko había allanado bastante el camino, pero también ha resultado decisiva para que la comunicación entre los clubes fuera muy fluida la presencia de Jordi Cruyff como director deportivo de la entidad israelí. Entre el hijo del gran mito del fútbol holandés y Arnau siempre hubo buena relación, así que miel sobre hojuelas.

El futuro de Filipenko estaba lejos de La Rosaleda y él lo tenía más que asumido. Desde luego, lo tenía bastante claro si hubiera seguido Javi Gracia porque siempre ha entendido que había dispuesto de pocas oportunidades y que siempre había cumplido. Incluso, cree que le perjudicó bastante que el navarro lo hiciera debutar en un partido de Copa cuando el técnico sabía que venía muy corto de forma, lo que le perjudicó claramente cara a los aficionados. Pero, a pesar del cambio de entrenador y la llegada de Juande, tampoco veía excesivo ‘cariño’ para continuar...

El Málaga ha dado todas las facilidades posibles para la marcha de Filipenko y la prueba más clara se centra en que el club no percibirá cantidad alguna en estos momentos por el traspaso (el bielorruso llegó libre) y cualquier ingreso dependerá del rendimiento del futbolista, ya que en el acuerdo con el Maccabi de Tel Aviv se han incluido distintos ‘bonus’ en función de las actuaciones del zaguero.

En La Rosaleda entendían que, de no optar por esta salida, habría costado más encontrarle acomodo. Pero las facilidades obedecen tanto a que el jugador no entraba en los planes del club como a un reconocimiento, un premio a su profesionalidad, su entrega y su compañerismo durante temporada y media. El Málaga libera una ficha no muy alta, pero sabe que pierde a un tipo bastante apreciado en el vestuario por su ejemplar actitud.

Temas