En diagonal

No son 10.000

ROSA BELMONTE

No sé qué milongas contaría el imán a los descerebrados terroristas, pero su capacidad de convicción parece menor que la de Mohamed Aalla. Aunque este la utilice para el bien. Es el dueño del Audi que usaron en Cambrils y hermano de uno de los abatidos. Se presentó a los Mossos y ha convencido al juez de que el coche estaba a su nombre porque por su edad el seguro salía más barato, pero lo utilizaba su hermano. Cuando lo soltaron en la Audiencia Nacional, también convenció a un taxista (después de intentarlo con varios) de que le llevara a Ripoll. Fiado. 647 kilómetros. Y desde luego no iban a ser 10.000 como en el anuncio de Airtel en que una señora pedía que la llevaran a Lugo. El taxista marroquí, que existió aunque muchos se cachondearan, se queda en nada al lado de este. Llévame a Ripoll que allí te pago. Vale. Tras los pillajes en la Boquería después el atentado, este hombre devuelve la confianza en los bípedos. Y en los taxistas.

Fotos

Vídeos