Zoido premia con la cuasi equiparación salarial con los Mossos el despliegue del 1-O

El acuerdo entre Interior y los policías y los guardias civiles reduce la brecha de 400 euros a menos de 100 al mes

MELCHOR SÁIZ-PARDO

madrid. Dos décadas de reivindicaciones y movilizaciones sin éxito, y en solo cinco meses de reuniones se acordó la cuasi equiparación salarial entre policías y guardias civiles y Mossos d'Esquadra. El Ministerio del Interior y los representantes de los dos cuerpos estatales cerraron a última hora de la noche del martes un «preacuerdo». En 2020, en apenas tres años, los policías y los guardias civiles verán reducida la brecha salarial media con el cuerpo autonómico catalán (el mejor pagado en casi todas las escalas) de 400 euros a menos de 100 mensuales brutos.

Las claves de este acuerdo totalmente impensable hace solo medio año son varias, según reconocen los principales actores, pero hay tres, sin duda, por encima de todas. La primera es el despliegue de más de 6.000 funcionarios de Interior en la 'operación Copérnico' contra la intentona secesionista en Cataluña el pasado otoño. El operativo, que se llevó a cabo de forma precipitada y en condiciones penosas en muchos casos, ha servido de trampolín mediático para la denuncia de que los 64.763 policías y los 77.928 guardias civiles cobraban hasta un 20% menos que los 16.973 compañeros de la policía autonómica de Cataluña a los que tuvieron que sustituir en sus funciones durante la crisis que desembocó en el referéndum ilegal del 1 de octubre.

Apoyo de Ciudadanos

Pero no solo el 'procés', según todas las fuentes consultadas, ha facilitado este acuerdo, que, sin duda, va a ser ratificado por las bases de ambos cuerpos. El abanderamiento de Ciudadanos de la causa de la equiparación, a la que incluso ha supeditado su apoyo a los Presupuestos, también ha impulsado al Gobierno de Rajoy ha aprobar la mejora, temeroso que el partido de Albert Rivera pudiera sacar rédito electoral en este asunto.

El tercer factor ha sido la eclosión de la plataforma Jusapol que, ajena a los sindicatos y organizaciones tradicionales, ha logrado a movilizar a miles de agentes en las calles.

En síntesis, el acuerdo supone que en 2018 el Gobierno incluiría en los presupuestos 500 millones de euros para incrementar las nóminas de policías y guardias civiles. Asimismo, el Ejecutivo se compromete a que en 2019 y 2020 se incorporarían las cantidades hasta llegar a la casi equiparación. En total, unos 1.100 millones.

Si el acuerdo fragua, en 2020 un policía nacional cobraría 561 euros brutos más al mes que ahora y un guardia civil, 720.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos