Zoido descarta destituir al director de la DGT por el caos en la AP-6

A. AZPIROZ

madrid. Doble comparecencia ministerial en el Congreso a cuenta de la nevada que los días 6 y 7 de enero atrapó a miles de conductores en la AP-6 a su paso por Segovia. Los titulares de Interior y Fomento, Juan Ignacio Zoido e Íñigo de la Serna, defendieron ante sus respectivas comisiones en la Cámara baja la versión que el Gobierno ha mantenido desde el día posterior a la crisis. Ésta es, que la única culpable de lo sucedido es Iberpistas, empresa concesionaria de esta autopista de peaje y, por tanto, mantiene el Ejecutivo, la responsable del mantenimiento y gestión de la carretera en la que quedaron varados cerca de 3.000 vehículos. Y dado que la administración carece de responsabilidades, no son pertinentes las dimisiones o destituciones, vinieron a decir los comparecientes.

Quien más tiesas se las tuvo con la oposición fue el titular del Interior. Zoido se vio obligado a dar la cara por el director de la DGT, persona de la máxima confianza del ministro. Sobre Gregorio Serrano, que en un primer momento descargó las culpas sobre los conductores que quedaron atrapados, pesan las peticiones de dimisión de PSOE, Unidos Podemos, Ciudadanos, PNV y grupo Mixto. Zoido, en cambio, descartó cambios al frente de la dirección general.

Además de la falta de respuesta ante el caos en la AP-6, a Serrano se le recrimina que siguiese la crisis desde su domicilio de Sevilla en lugar de desplazarse a Madrid. Esta es una acusación que también afecta en parte a Zoido, quien mientras caía la nevada asistía desde el palco del Sánchez-Pizjuán al partido de fútbol entre el Sevilla y el Betis. El titular del Interior, reconocido sevillista, afirmó que estuvo en todo momento pendiente de la situación. «Con independencia de los avatares del partido -el Sevilla perdió el derbi ante su eterno rival- no puedo admitir que se diga que yo estuviera de manera despreocupada viéndolo o haciendo otra cosa», se defendió. Zoido,

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos