Zoido admite que la valla de Ceuta ya no sirve para frenar las oleadas de inmigrantes

M. SÁIZ-PARDO

Madrid. Juan Ignacio Zoido lo reconoció ayer sin ambages en el Congreso: la valla de Ceuta se ha quedado anticuada y ya no sirve para frenar las oleadas de inmigrantes. Según el ministro del Interior, el perímetro ya «no cumple» con la finalidad para el que fue construido y es indispensable hacer mejoras para evitar los intentos de saltos masivos como los que tuvieron en jaque a la ciudad autónoma a principios del pasado mes de agosto.

Zoido explicó que las deficiencias actuales son numerosas: el vallado no se introduce en el mar, el circuito de televisión está obsoleto, dos de los ocho kilómetros del perímetro tienen una «visibilidad reducida» que hace muy difícil anticiparse a los movimientos de los subsaharianos y hay que renovar urgentemente, entre otras infraestructuras, el dique de El Tarajal.

«El diagnóstico está hecho», apuntó el titular de Interior, quien prometió una «remodelación general» del perímetro, empezando por el desembolso el año que viene de doce millones de euros para, entre otras mejoras, reparar el vallado deteriorado en los saltos.

El ministro compareció para explicar los asaltos masivos al perímetro de la ciudad autónoma del 1 y del 7 agosto, pero, en realidad, las avalanchas multitudinarias -reveló Zoido- han sido nueve durante este 2017. Un total de 8.956 'sin papeles' han intentado durante este año violentar el perímetro de Ceuta frente a los 613 del año pasado.

Según el ministro, no obstante, solo un millar (la mayoría guineanos y cameruneses) han logrado entrar a la ciudad autónoma en esos intentos, lo que supone un 34% más que en 2016.

Fotos

Vídeos