Víctimas urgen al Gobierno de Rajoy a frenar «la propaganda de ETA»

La banda lanza un comunicado en el que «honra» a sus militantes y confirma que el debate sobre su disolución «está a punto de concluir»

LORENA GIL

bilbao. El Colectivo de Víctimas del Terrorismo, Covite, urgió ayer al Ejecutivo de Mariano Rajoy a «disolver» a ETA para «frenar su propaganda» en puertas de que anuncie su desmovilización tras un debate que, confirmó la banda, «está a punto de concluir».

«Un Gobierno democrático -afirma Covite- no puede presenciar desde la barrera cómo una organización terrorista presume de su fanatismo y honra públicamente a sus miembros», advirtieron.

La asociación se pronunció en estos términos en respuesta al comunicado que la banda dio a conocer a última hora del sábado. ETA «honra» a sus militantes «por su compromiso y generosidad». «Luchadores del pueblo, a todos debemos el esfuerzo hecho por abrir la puerta de la libertad», expresa la organización terrorista. Ninguna mención al daño causado a sus víctimas.

Para Covite, el texto demuestra que ETA «está dispuesta a seguir justificando su trayectoria y a elevar a los altares a los responsables de asesinar, herir, secuestrar, extorsionar y amenazar a miles de personas en las últimas décadas». Por ello, insta al Gobierno y a las fuerzas de seguridad a «disolver de una vez por todas lo que queda» de ETA y frenar «cualquier acto público o panfleto radical que sirva para blanquear su historia criminal».

Desde el Ejecutivo, el único en dar la réplica fue el ministro del Interior. A Juan Ignacio Zoido le bastó una frase: «Haga lo que haga ETA, el relato de lo ocurrido en España no da lugar a alternativas».

El presidente del PNV, Andoni Ortuzar, no dudó durante la celebración ayer del Aberi Eguna en mandar un mensaje a la banda: «Ahora que está a punto de bajar la persiana y desaparecer para siempre de nuestras vidas, sería bueno que asumieran con claridad su trágico legado y la injusticia de sus actos».

Ortuzar, que remarcó que se puede «morir por una idea, pero nunca matar por ella», recordó a ETA que su «violencia, además de muerte, dolor y desolación, provocó una crisis moral en nuestra sociedad, y ha ensuciado el nombre de Euskadi y de la causa vasca durante décadas al juntarse a una sigla que aterrorizaba aquí y fuera de aquí en nombre del pueblo vasco». «La sociedad -apostilló el líder nacionalista- quiere y debe cerrar las heridas del pasado para aspirar a un porvenir en paz y libertad».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos