Luz verde para ampliar el dispositivo policial en Cataluña hasta final de año

Agentes de la Guardia Civil se enfrentan a los ocupantes de un colegio electoral y a bomberos el pasado 1 de octubre. :: LLUíS GENE / afp/
Agentes de la Guardia Civil se enfrentan a los ocupantes de un colegio electoral y a bomberos el pasado 1 de octubre. :: LLUíS GENE / afp

Hacienda da el visto bueno a Interior a seguir pagando dietas extraordinarias a los casi 6.000 agentes de refuerzo en la comunidad

MELCHOR SÁIZ-PARDO MADRID.

El Ministerio del Interior ya tiene el visto bueno de Hacienda para poder prolongar, si la situación lo requiere, el despliegue policial en Cataluña ante la crisis secesionista. La Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones ha aceptado prorrogar hasta el 31 de diciembre de 2017 el acuerdo para incrementar las cuantías de las dietas de los más de 5.500 agentes de la Policía y la Guardia Civil desplazados a Cataluña como refuerzo a los cerca de 6.000 miembros de las fuerzas de seguridad que están destinados de forma permanente en esa comunidad.

Según el texto que acaba de ser notificado a Interior y al que ha tenido acceso este periódico, la Comisión Interministerial de Retribuciones ha aceptado prorrogar el acuerdo cerrado el 19 de septiembre (con efectos retroactivos desde el 12 de ese mes) que en la práctica casi triplica las dietas de muchos de los funcionarios y cuya vigencia acababa el 31 de octubre. Estos complementos económicos han acallado, aunque, no totalmente, las quejas de los funcionarios por sus «lamentables condiciones de vida» en barcos, cuarteles e instalaciones con dudosa comodidad.

Hacienda, en su resolución, da por buena las explicaciones que en su día dio la Secretaría de Estado de Seguridad para hacer uso de estas partidas extraordinarias, que entonces justificó por la convocatoria del referéndum ilegal del 1-O. La Comisión Ejecutiva no pide más justificaciones de este gasto y garantiza que el dinero seguirá fluyendo sin problema «siempre que subsistan los motivos que se invocaron en la memoria justificativa presentada por el Ministerio del Interior».

Más de 31 millones

El departamento que dirige Juan Ignacio Zoido, por tanto, podrá seguir gastando sin saber cuánto va a costar la denominada 'operación Copérnico' por la crisis independentista. Es más, la Secretaría de Estado solo tiene, por el momento, una «estimación incompleta» del coste de las primeras fases de este operativo. Poner en marcha la 'operación Copérnico' costó 31.776.643,41 euros, aunque esa cifra ya se ha superado con creces.

Ese montante se reparte en 20,4 millones de euros en sobresueldos por productividad y dietas extras a los policías (11,2 millones) y guardias civiles (9,2 millones) trasladados a Cataluña en primera instancia. Otros 11,2 millones vienen de las compensaciones por las jornadas maratonianas de la plantilla destinada allí, del alquiler de los tres barcos (dos en el puerto de Barcelona y uno en el de Tarragona y que ya han costado 5,5 millones) y del pago de los primeros alquileres de los hoteles en que se albergaron los funcionarios, muchos de los cuales tuvieron que ser abandonados por las movilizaciones de los ciudadanos y coacciones de los hosteleros tras las cargas del 1-O.

Esos 31,7 millones ya han sido superados sin contar con la ampliación de las dietas extras, ya que Interior extendió posteriormente el contrato de los barcos hasta el 1 de noviembre (y probablemente lo vuelva alargar en breve) y ha tenido que reservar una nueva tanda de hoteles (muchos de ellos en Aragón y Valencia), además de campings.

El acuerdo de la Comisión Interministerial permitirá a buena parte de los agentes seguir cobrando 150 euros diarios de dieta frente a los 48,92 euros de dieta media en situaciones no especiales. A cambio, los funcionarios seguirán sometidos, según denuncian todos los sindicatos y colectivos profesionales, a jornadas laborales extenuantes, que en muchos casos superaran sus horarios en once horas semanales.

Las jugosas dietas acallaron en un primer momento las críticas, pero los cinco sindicatos de a Policía ya anunciaron el martes «medidas de presión» a Interior por la «pésima situación» en que se encuentran algunos agentes, particularmente los alojados en los barcos o los que tardan hasta cuatro horas diarias para hacer labores de seguridad en Barcelona alojándose al sur de Tarragona o en el norte de Castellón.

Fotos

Vídeos